Entrevistas tras el Fraude y la Renuncia de Morales. 5. “La Silla Rota” de México

México trató a Evo como si fuera presidente en ejercicio: Carlos Mesa

En entrevista exclusiva con LSR, el excandidato presidencial boliviano, rival de Evo Morales, critica que desde México Evo Morales llamara a acciones de violencia y llama a la administración de AMLO a reconocer a Áñez como presidenta.

 

El excandidato a la presidencia de Bolivia, Carlos Mesa, consideró que el gobierno de México debería de reconocer ya al gobierno encabezado por la presidenta Jeanine Añez, restablecer relaciones y criticó el trato dado por la administración de Andrés Manuel López Obrador a Evo Morales.

“El gobierno mexicano habla de una situación de facto y el gobierno lo ha tratado al expresidente Morales como si fuera un presidente en ejercicio y le ha permitido que hiciera acciones de llamamiento a la violencia, de apología de la violencia y de llamamiento a confrontación y a actitudes racistas de su parte sin ningún tipo de restricción, vulnerando la tradición histórica que México ha tenido de derecho de asilo que ha sido una  de las tradiciones que México ha manejado de manera extraordinaria en la historia”, dijo en entrevista exclusiva con La Silla Rota.


Carlos Mesa, excandidato

Mesa, quien fue presidente de Bolivia entre 2003 y 2005, se refirió a la crisis entre ambos países que ha llegado al cruce de declaraciones entre cancilleres, ya que mientras México reclama el asedio policíaco a su embajada en La Paz, los bolivianos piden que México entregue a cuatro ciudadanos ex funcionarios de Morales y que tienen órdenes de aprehensión, sólo que eso fue notificado 11 días después de que México los asiló, ha afirmado la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“No ayuda una acción dura en la línea que México está. Debe entender el contexto de situación boliviana y que la presidenta Añez es constitucional y que hay circunstancias que interpreta el gobierno de Bolivia para determinar a personas que están asiladas o refugiadas u hospedadas en la embajada de México, que no son exactamente como lo que podríamos definir como asilados políticos, que tienen responsabilidades de otro tipo que tiene que considerar el gobierno mexicano.


Ebrard, al recibir a Morales en la CDMX



“Sería ideal un restablecimiento de relaciones que se va a producir cuando tengamos el proceso electoral y debería producirse ahora con mayor tranquilidad, entendiendo que Evo Morales es una página que pasó. Morales sigue siendo líder político de su partido y tiene un partido que puede participar en elecciones y nombrar a un candidato, si esto no fuera un espacio democrático eso no ocurriría”. , .

El excandidato de la alianza política Comunidad Ciudadana, quien quedó en segundo lugar en las elecciones de Bolivia, pero muy cerca de Evo Morales y que orilló a realizar una segunda vuelta, calificó al expresidente de autoritario y lo acusó de violar la Constitución al presentarse a un tercer mandato desde 2014.

Dijo que si no hubiera hecho eso, Morales habría sido recordado como autoritario, pero también como un mandatario con un proyecto interesante.

MORALES VULNERÓ LA CONSTITUCIÓN

El también periodista refrendó su decisión de participar en las próximas elecciones, y aunque consideró que el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS) aún tiene fuerza, él ganará porque tiene 60 por ciento de las preferencias.

– ¿Sus impresiones sobre el tema de Evo Morales, cómo lo definiría?

Morales tiene una característica personal que define en gran medida lo que ha hecho como presidente en términos de lo que estamos hablando. Es un hombre profundamente autoritario que tiene una interpretación muy particular de lo que significa la permanencia en el poder, que mientras ésta fue lograda a través del voto popular el tema era incuestionable, no había ninguna dificultad pero en cuanto encontró dificultades para el cumplimiento de la Constitución y para el respeto al voto popular, después ahí ya vimos claramente el rostro real y autoritario de Morales.

“En la elección de 2014 Morales vulneró la Constitución que había aprobado que establecía un artículo transitorio, que definía claramente que todos los periodos presidenciales anteriores a la promulgación de la nueva Constitución se consideraban como parte de aquellos que la Constitución considera como máximo de dos. Morales había sido presidente del año 2006 al 2009 y en consecuencia primer periodo y del 2009 al 2014 el segundo periodo, por lo tanto la elección del 2014 no le permitía presentarse como candidato.

“Él de todas maneras hizo una consulta al Tribunal constitucional que era un instrumento de su propio dominio y el tribunal interpretó que como Bolivia había cambiado de nombre y era un nuevo país, se le autorizó la candidatura y así ya vulneró en 2014 la Constitución. Luego viene el referéndum de la elección de 2016 que como todos saben ganó el No para la reelección indefinida que el proponía, modificando el artículo especifico de la Constitución, se pasó por alto el referéndum y eso definió una actitud de él de interpretar porque también tenía derecho, porque se le vulneraba su derecho humano a partir de una interpretación forzada de la Carta Interamericana de Derechos Humanos.



“El tercer momento que fue un golpe de Estado claro, es el que hace él cuando hace un fraude electoral gigantesco, cuando alguien vulnera la Constitución está vulnerando el orden constitucional en uno de los temas más sensibles, que es el respeto al voto popular. Por lo tanto en tres momentos Morales vulneró la Constitución y llevó adelante un fraude gigantesco. La decisión de Morales de renunciar a la presidencia no estuvo vinculada a una acción de parte de las fuerzas armadas que cometieron un error, sin duda alguna y desde un punto de vista literal. Se puede entender que no debieron pedirle dar un paso al costado y renunciar. Pero la gente olvida que tuvimos 21 días de resistencia popular, democrática y pacífica y que fue clara petición de segunda vuelta y después de la renuncia del presidente.

“El presidente renunció no por lo que hicieron fuerzas armadas porque si hubiera sido cierto que hubo golpe de Estado propiciado por las fuerzas armadas, sería muy raro establecer que después de un golpe hay 48 horas de acefalía en el mando, que no hay ningún mando ni un militar que promueve a un civil para promover al gobierno inmediatamente después de dar un golpe que nunca existió.

“La sucesión constitucional por otra parte es incuestionable, primero el presidente Morales renuncia a la presidencia y deja vacante la presidencia pocas horas después cuando acepta el asilo en México. En el momento que aceptas asilo político has dejado de formar parte del gobierno, de ser presidente de Bolivia. En consecuencia ya no cabía la consideración de la renuncia porque habías dejado antes el cargo y en la sucesión constitucional la presidente Jeanine Añez no fue posesionada arbitrariamente, fue mediante una declaración del Tribunal Constitucional que definió que en el orden constitucional, dado que Morales había dejado vacantes los cuatro cargos: presidente, vicepresidente, presidente del senado y presidente de diputados se dejaba completamente vacante.


Evo Morales en su visita a AMLO en Palacio Nacional

“Esta fue una decisión estratégica de Morales para dejar sin ningún tipo de salida constitucional a Bolivia y por lo tanto el tribunal hace una declaración que interpreta una ley de 2001, por lo tanto no es una ley hecha a imagen y semejanza de la situación que vivía Bolivia, estableciendo que dado ese vacío que no se puede reconocer como tal en ningún país democrático del mundo, no se puede aceptar una acefalía de más de una hora, en Bolivia tuvimos 48, se reconoce a Yeanine Añez como presidenta. Por lo tanto Morales tiene una tradición de vulnerar la Constitución y de hecho de dar un golpe de Estado contra la ley en el fraude y no haber aceptado la realidad de que había una sucesión constitucional porque él había dejado el cargo.

– ¿Qué paso en las recientes elecciones? Usted quedó en segundo lugar, ¿sintió que hubo fraude?

– No es un tema subjetivo porque una persona interesada y yo lo soy, fui candidato a la presidencia, podría decir ´sí fui víctima de fraude y gané la elección´ pero eso sería creíble en la medida en que lo dices porque parece conveniente porque perdió la elección. Pero aquí lo que tenemos es primero la contundente declaración y claridad de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos que estuvo en Bolivia y que dio un informe preliminar el 22 de octubre. La declaración preliminar del informe preliminar de esa misión ya hecho por técnicos  especiales que hicieron una auditoria del proceso electoral a petición del gobierno de Morales. Fue su gobierno el que pidió luego de la declaración de observación que pensaba que había una segunda vuelta obvia porque había irregularidades graves, la auditoría de la misión llegó a la conclusión de que había una irregularidad muy profunda y en los días posteriores el secretario general de la OEA hizo un discurso muy claro, acusando a Morales de haber hecho un golpe de Estado y un fraude como resultado de su interpretación y lectura del informe preliminar de la OEA.


“La OEA sacó un informe hace unas semanas muy contundente de muchas páginas donde ratifica que hubo fraude, que avaló la Unión Europea, cosa que marcó claramente cuando se interrumpió el conteo de actas a las 9 de la noche del 20 de octubre y que nosotros teníamos una diferencia en ese momento de 6 puntos a favor de Morales. Los conteos independientes de tres instituciones marcaban una diferencia de alrededor de tres puntos.

“Por tanto en el mejor de los casos para Morales nosotros obtuvimos un segundo lugar a tres puntos  de diferencia y no los 10 que marca, por tanto hubo un fraude, yo obtuve el segundo lugar, lo dejo así para no hacer más interpretaciones, con derecho a una segunda vuelta todas las encuestas daban como favorito a Carlos Mesa porque se unía la oposición que era más del 60 por ciento del voto frente a un 43 por ciento que en una elección transparente hubiera logrado Morales.

– Sobre el año 2005 (cuando él deja la presidencia), ¿hubo intento de golpe de Estado? ¿cómo llamaría a las protestas que encabezó entonces Evo Morales?

– No, fue una situación complicada, fue una situación social donde había presión de un sector de extrema radicalidad que lideraban Morales y Felipe Quispe en la zona del occidente de Bolivia, en la zona andina y una presión muy fuerte de los sectores empresariales de Santa Cruz, unos pidiendo nacionalización automático de hidrocarburos y otros pidiendo un referéndum de autonomía. Una cosa irónica porque yo había hecho un referéndum que aprobó un aumento de impuestos y había convocado a un referéndum de autonomías que el Congreso me bloqueó, Congreso en el que estaba el MAS y había representantes del sector cruceño.

“Pero bien, esa realidad fue compleja y era una trampa para repetir el libreto de 2003 que tuvo un desenlace dramático con más de 60 muertos civiles que no estaba dispuesto a repetir. En consecuencia mi decisión voluntaria, teniendo el respaldo popular de más del 60 por ciento de la gente en las encuestas, decidí voluntariamente y sin presiones en el sentido de que me pidieran la renuncia, dejar el mando porque no estaba dispuesto a sacar al Ejército para reprimir y como eso era una obligación constitucional y como dije ´no voy a sacar al Ejército a reprimir y creo en los derechos humanos, prefiero dar un paso al costado y renunciar´. No considero fue un golpe de Estado”. , .

– ¿Qué opina o cómo ve la polarización de quienes dicen que Morales es un opresor y quienes sostienen que Jeanine Añez llegó por un golpe de Estado y cuyo gobierno es llamado ´de facto´ por el gobierno mexicano?

– Primero un apunte importante con relación al gobierno de México. El gobierno mexicano habla de una situación de facto y el gobierno lo ha tratado al ex presidente Morales como si fuera presidente en ejercicio y ha permitido que Morales hiciera acciones de llamamiento a la violencia, de apología de la violencia y de llamamiento a confrontación y a actitudes racistas de su parte, sin ningún tipo de restricción, vulnerando la tradición histórica que México ha tenido de derecho de asilo, que ha sido una  de las tradiciones que México ha manejado de manera extraordinaria en la historia.

“Con relación al tema que me pregunta, decirle que existe un país polarizado, efectivamente diría que hay un 30 por ciento de población que respalda a movimiento de socialismo y figura del ex presidente Morales y un 65 a 70 por ciento que está en posición contraria que consideran que Morales fue un presidente autoritario y muchos de ellos creen que dictatorial. Independientemente de esos criterios lo que tenemos que construir en este proceso electoral primero es una elección transparente y el nuevo Tribunal supremo electoral elegido por la Asamblea Legislativa del cual el MAS controla dos tercios, la elección ha contado con los votos del MAS que controla la mayoría de la Asamblea legislativa.


“Decirles que en lo que a mí toca como candidato mi propuesta será de reconciliación y de rencuentro entre bolivianos, no aceptando la lógica de Morales que habla de racismo de discriminación que no existe en las candidaturas, en la mía en particular. Tenemos que actuar con cautela, serenidad y con sentido democrático para que podemos llevar adelante una elección transparente en que MAS jugará un papel importante, sin ninguna duda y que tenemos que derrotar con argumentos y no con adjetivos ni violencia en la calle.

– ¿Ve cercana la posibilidad de volver a la presidencia?

– Estuvimos muy cerca de llegar a la presidencia en una elección que Morales nos robó claramente no porque lo diga yo, sino porque fue un fraude que las organizaciones internacionales han reconocido como tal. Nosotros si hubiéramos ido a segunda parte hubiéramos ganado esa elección con claridad. Ahora tenemos opciones importantes de ganar. Vamos a trabajar para ello, para lograr un resultado que nos permita llegar a la presidencia. No puedo hacer una afirmación de ver más cerca o más lejos la presidencia. Si pudimos derrotar a Morales en el sentido de que lo obligamos a una segunda vuelta y le hubiéramos ganado, no veo razón alguna para no poder repetir esta acción democrática frente a cualquier candidato que represente al socialismo y que no podrá ser Evo Morales, obviamente.

– ¿Ve injerencia de otros países, le preocupa el conflicto con México, la canciller acusó que se busca desestabilizar a Bolivia, le preocupa en un contexto de proceso electoral?

– Yo considero que hay un principio fundamental una premisa básica que es el reconocimiento democrático. El gobierno de Añez es democrático, ha actuado democráticamente en momentos difíciles, complicados donde hubo momentos de violencia difíciles de administrar. Su nombramiento como sucesora del ex presidente Morales es impecable constitucionalmente y mi impresión es que el gobierno de México debiera reconocer al gobierno de la señora Añez igual que Argentina, esto más allá de ideologías, aquí no interesa si la señora Añez es de derecha o de izquierda o si el señor Morales fue un buen o mal presidente porque no estamos juzgando que fuera indígena o fuera un presidente bueno.

“Estamos juzgando que vulneró la constitución, renunció a la presidencia y dejó vacante el cargo constitucional. Con esos considerandos es clave y sería muy importante que México reconozca al gobierno legítimamente constituido más temprano que tarde, cuando se produzca el proceso electoral en Bolivia y haya un nuevo presidente México tendrá de todos modos que reconocerlo, presidente o presidenta da lo mismo. En este caso lo aconsejable es que México entienda que la situación constitucional de Bolivia no lleva a posibilidades de error y debería reconocer al gobierno de la señora Añez”. , .

– ¿Si no se hubiera reelecto Evo Morales hubiera pasado como un buen presidente?

– En términos generales en el balance lamentablemente decidió prolongarse más de lo que debía en términos constitucionales. Si Morales hubiera sido presidente hasta 2015 que era lo correcto los dos primeros mandatos, el tercero salía sobrando, se lo hubiera podido considerarse autoritario pero que hubiera llevado procesos interesantes, de aportes de cambio y lucha contra discriminación y racismo. Afortunadamente tuvo para él y Bolivia unos precios internacionales de materias primas increíbles, los más grandes y la mayor bonanza que haya tenido Bolivia no por mérito de él sino por precios internacionales, cuando el petróleo pasa de valer 40 a 140 dólares es obvio que tú recibes cinco veces de lo que recibías más por la misma cantidad de lo que vendes por gas o exportas. Lo mismo pasó con el estaño la plata y otros minerales y en consecuencia la bonanza que disfrutó Morales no tiene antecedentes en la historia de Bolivia. En ese contexto Bolivia vivió una etapa de bonanza que le permitió la lucha contra la pobreza que no tiene que ver que su lucha fuera mejor comparada con la de otros gobiernos, es que tenía más dinero para distribuir y eso le permitió llevar adelante esas acciones

“Lamentablemente hay que verlo en su autoritarismo y la vulneración de la Constitución, una corrupción dramática que ha vivido su gobierno, en la discrecionalidad de las acciones que se han llevado a cabo, en el discurso único en las limitaciones a libertad de expresión en un conjunto de acciones que no pueden menos que caracterizarlo como un presidente autoritario”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: