Colaboraciones

Carlos Alarcón Mondonio: Abogado Constitucionalista

 INICIATIVA LEGISLATIVA CIUDADANA

 LEY DE DESARROLLO CONSTITUCIONAL SOBRE LAS ETAPAS DE PRESELECCIÓN Y ELECCIÓN DE LAS ELECCIONES A ALTOS CARGOS JUDICIALES PARA EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PLURINACIONAL, TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA, TRIBUNAL AGROAMBIENTAL Y CONSEJO DE LA MAGISTRATURA.

 Ley de la Asamblea Legislativa Plurinacional de desarrollo de los artículos 182 parágrafo II, 187, 194 parágrafo I y 198 de la Constitución Política del Estado, mediante la cual se reglamenta las etapas de preselección de concursantes y postulantes/candidatos para los cargos de altas autoridades judiciales que serán sometidos al voto popular.

 Artículo.- Tribunales de Méritos.- Para la preselección de concursantes a los cargos de altas autoridades judiciales, se establecen 11 Tribunales de Méritos, que serán conformados de la siguiente manera:

 

  1. Por parte del Estado:

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por el Presidente del Estado.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por Gobernadores de los nueve gobiernos departamentales, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por Alcaldes de las ciudades capitales de Departamento, incluida la ciudad de El Alto, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por Alcaldes de las ciudades intermedias, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por el Defensor del Pueblo.

 

  1. Por parte de la Sociedad Civil:

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por Decanos de las Facultades de Derecho de las Universidades públicas y privadas del país, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por el Presidente del Colegio Nacional y los Presidentes de los Colegios Departamentales de Abogados, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por la Confederación de Empresarios de Bolivia.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por la Central Obrera Boliviana.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por representantes de instituciones u organizaciones defensoras de los derechos humanos, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

  • Un Tribunal de Méritos, conformado por 3 Comisionados designados por representantes de la Asociación Nacional y Asociaciones Departamentales de Periodistas, de acuerdo al procedimiento fijado entre ellos.

 

Las instancias colegiadas de conformación de los Tribunales de Mérito y de designación de los Comisionados se constituirán válidamente con el quórum de la mayoría de sus miembros y adoptarán sus decisiones por mayoría de votos de sus miembros presentes.

 

Artículo.- Requisitos.- Los Comisionados para acceder al cargo cumplirán las condiciones y requisitos establecidos en la Constitución Política del Estado para el acceso a las funciones públicas, tendrán por lo menos 25 años de edad, y desempeñarán sus funciones honorarias hasta el momento de la remisión a la Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional de las nóminas de concursantes preseleccionados para los altos cargos judiciales.

 

Artículo.- Funcionamiento.- Los Comisionados, adoptarán sus decisiones por mayoría de votos y, en la preselección de concursantes, se sujetarán a los procedimientos y parámetros de la convocatoria pública de méritos definidos mediante Reglamento por la Comisión Mixta de Constitución de la Asamblea Legislativa Plurinacional, aprobado por dos tercios de votos de los legisladores presentes.

 

Las bases para la evaluación del mérito consisten en la amplia y reconocida trayectoria profesional, desempeño honesto de la profesión de abogado y/o de funcionario público, formación académica y/o especialidad profesional.

 

Artículo.- Preselección de concursantes.- Los Tribunales de Mérito preseleccionarán a los concursantes que cumplan los requisitos de acceso y de mérito y confeccionarán una nómina para cada uno de los cargos o puestos a elegir, que será remitida a la Asamblea Legislativa Plurinacional para la preselección de postulantes/candidatos que serán sometidos a votación popular.

 

Las nóminas se confeccionarán respetando la igualdad y alternancia de género y la composición plural, considerando criterios de plurinacionalidad para el Tribunal Agroambiental y el Tribunal Constitucional Plurinacional.

 

En el caso del Tribunal Constitucional Plurinacional se confeccionará una nómina independiente para los concursantes que se auto-identifiquen con un sistema indígena originario de justicia para que la Asamblea Legislativa Plurinacional seleccione dos ternas de candidatos en función al cupo de cargos que corresponden de conformidad a su Ley Orgánica.

 

Artículo.- Tiempo de Funciones.- Los Comisionados desempeñarán sus funciones desde el momento de su designación hasta el momento del envío a la Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional de las nóminas de los concursantes preseleccionados, dentro del plazo máximo de 6 meses de publicada la resolución de la Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional convocando a las instancias competentes a la conformación de los Tribunales de Méritos. Vencido este plazo, la Asamblea Legislativa Plurinacional, con las nóminas que hubieran sido remitidas, procederá a la preselección de los postulantes/candidatos que serán incluidos en las respectivas ternas y sometidos al voto popular.

 

Artículo.- Preselección de postulantes/candidatos.- La Asamblea Legislativa Plurinacional preseleccionará a los postulantes/candidatos para los cargos electivos de altas autoridades judiciales, de manera obligatoria, de las nóminas de concursantes remitidas por los Tribunales de Méritos, a cuyo efecto conformará una terna por cada uno de los cargos a elegir, con la votación de dos tercios de los legisladores presentes.

 

Las ternas se confeccionarán respetando la igualdad y alternancia de género y la composición plural, considerando criterios de plurinacionalidad para el Tribunal Agroambiental y el Tribunal Constitucional Plurinacional.

 

Artículo.- Conformación de ternas.- La Asamblea Legislativa Plurinacional, para cada cargo judicial, de las nóminas de concursantes remitidas por los Tribunales de Méritos, preseleccionará a tres postulantes/candidatos, quienes serán sometidos al voto popular, conforme a lo establecido en la Constitución, debiendo preseleccionar e incluir en las ternas a por lo menos nueve concursantes preseleccionados por cada uno de los Tribunales de Mérito.

 

Artículo.- Inclusión Obligatoria.- Si la mayoría de los 11 Tribunales de Méritos coinciden en un concursante, la preselección del mismo como postulante/candidato a incluirse en la respectiva terna será obligatoria por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 

Artículo.- Insuficiencia de postulantes.- En caso que el número de concursantes sea insuficiente para confeccionar las ternas de postulantes/candidatos, se podrán conformar por la Asamblea legislativa plurinacional duplas de candidaturas que serán sometidas al voto popular. Si por la escasa cantidad de concursantes tampoco podrían conformarse las duplas de postulantes/candidatos, la Asamblea Legislativa Plurinacional efectuará para el específico cargo, dentro de los 30 días siguientes, una nueva convocatoria a concurso público de méritos, y así sucesivamente hasta que se alcance el número suficiente.

 

Artículo.- Elección.- Será elegido como titular en el respectivo cargo el postulante/candidato de la terna o dupla que resulte con mayor votación popular en las urnas, el que le sigue en número de votos será el suplente.

 

La votación del respectivo cargo será válida y producirá todos sus efectos si los votos válidos superan a la suma de los votos nulos y blancos, caso contrario, el Presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional convocará a un nuevo concurso público de méritos, dentro de los 30 días siguientes al día de la declaración oficial de resultados efectuada por el Tribunal Supremo Electoral.

 

Artículo.- Derogatorias.- Quedan derogadas todas las disposiciones legislativas contrarias a las de esta Ley de la Ley Orgánica Judicial, Ley del Tribunal Constitucional Plurinacional y Ley del Régimen Electoral.

 

 

PUGNA INTESTINA FRUSTRÓ ALIANZA ENERGÉTICA CON PERÚ

POR RICARDO AGUILAR AGRAMONT

En los últimos 22 años hubo tres intentos gubernamentales de acercamiento con el Perú que involucraron a Ilo. La promovida por Paz Zamora, Carlos Mesa y ahora Evo Morales. El último ensayo aún tiene el final abierto. A continuación se relata qué sucedió con el segundo intento de alianza, el llevado por Mesa.

Después de las gestiones de Jaime Paz Zamora, presidente de Bolivia de 1990 a 1994, pasó una década para que otro mandatario boliviano se fijara en Perú y trate de hacer real una integración comercial concreta en función al acuerdo de Ilo. Carlos Mesa intentó hacer una alianza energética con el país vecino, sin embargo, las pugnas políticas locales trabaron el acuerdo que pretendía la exportación de gas a los EEUU, pues el Legislativo bloqueó casi toda propuesta que venía del Poder Ejecutivo.

Ése fue el segundo intento boliviano de tres que se dieron en el último cuarto de siglo. El tercero es el actual que inició el presidente Evo Morales en 2010 junto al peruano Alan García. En este caso se pretende reactivar el Protocolo de Ilo de 1992, una iniciativa original de Jaime Paz Zamora y Alberto Fujimori, ambos presidentes en ese momento.

El expresidente Paz Zamora dice que no se dio continuidad a lo que él inició porque el Gobierno que le sucedió le tenía “bronca”, y decía que todo lo hecho “estaba mal”.

En el caso de la alianza energética con Perú, la pugna era de varios partidos (principalmente del Movimiento Nacionalista Revolucionario, MNR) contra el Ejecutivo, encabezado por Carlos Mesa, quien sucedió a Gonzalo Sánchez de Lozada tras su renuncia.

Mesa asume la presidencia en 2003 llamado a realizar el referendo por el gas, pues fue la pretensión de Goni de vender gas por Chile la que detonó la crisis y el levantamiento que terminó por hacerle huir hacia EEUU.

El resultado del referendo dio el “Sí” a todas las preguntas del Ejecutivo. En ese marco, Mesa promovió el Tratado de Ampliación de los Acuerdos Globales entre Bolivia y Perú y un acuerdo energético binacional cuyo asiento fundamental era Ilo.

El tratado fue firmado con el presidente peruano Alejandro Toledo en agosto de 2004, justamente en Ilo, un mes después del referendo.

“En ese momento la lógica energética boliviana era distinta a la de ahora. Teníamos 24 trillones de pies cúbicos de gas y 54 probables, cosa que hoy no tenemos”, cuenta Mesa para explicar por qué se pensaba en una exportación más allá de Argentina y Brasil.

La crisis de octubre de 2003 había imposibilitado la exportación de gas por Chile. “Era necesario mirar al único puerto posible: Ilo”.

Había que considerar —sigue el exmandatario— que Perú también tenía gas (hoy tiene más que Bolivia). “Toledo entendió que como la demanda de los EEUU era grande, no chocaríamos si ambos vendíamos gas a ese país, más bien comprendió que podíamos complementarnos”.

Entonces ambos presidentes acordaron que en el puerto de Ilo se instale una planta de licuefacción para que los barcos lleven el gas líquido a Manzanillo (México), lugar donde el hidrocarburo volvería a ser convertido en gas y de ahí ser llevado a California por ductos.

“De esa manera Ilo no solo se convertiría en un puerto comercial boliviano, sino también en un puerto gasífero boliviano”, explica.

El proyecto, sin embargo, estaba condicionado por dos elementos. El primero era un acuerdo complementario con México. “Invité al presidente Vicente Fox, en mayo de 2005, y firmamos una carta de intenciones que establecía la disposición de México de permitir la instalación de una planta en Manzanillo”.

Sin embargo, había una segunda condición tanto de Perú como de México: que exista una ley de hidrocarburos boliviana. La primera pregunta del referendo por el gas (“¿Está usted de acuerdo con la abrogación de la Ley de Hidrocarburos No. 1689 promulgada por el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada? ) había desechado automáticamente la ley previa.

El referendo fue el 18 de julio, el acuerdo con Perú el 3 de agosto y Mesa creyó que tendría una nueva ley a más tardar para octubre. No se imaginaba que el Congreso obstaculizaría sus propuestas. De hecho hasta hoy, el MNR —o lo que queda de este partido— está convencido de que Mesa complotó para derrocar a Goni.

“Creí ingenuamente que la nueva ley estaría lista con prontitud. Al no tener una ley, que solo se aprobó hasta 2005, no pude desarrollar la aplicación del tratado”, cuenta.

Cuando la ley se aprueba el 17 de mayo de 2005, a Mesa le queda un mes en el gobierno, pues renunciaría el 9 de junio de ese año.“Es por eso que no pudimos aplicar el proyecto”, cuenta.

Una vez aprobada la ley (“a pesar de algunas incongruencias que tenía”) no se dijo ni a Perú ni a México que ya se tenía la norma para iniciar la alianza energética.

“Rodríguez Veltzé, por la razón obvia de que era un gobierno de transición, no podía tomar decisiones de esa envergadura, pero el gobierno   de Morales incomprensiblemente —pues aún no se tenía el dato de la disminución dramática de las reservas de gas— desechó la exportación transpacífica”, señala.

“La irresponsabilidad del Congreso y una ingenuidad mía frustraron el proyecto. Yo debí haber hecho valer lo obvio: si un referendo te dice ‘Sí’ a las cinco preguntas, la ley de hidrocarburos debe ser inmediata por ser vinculante… pero el bloqueo a la ley fue sistemático”.

Hoy Bolivia y Perú intentan el tercer acercamiento de los últimos 22 años. El partido que administra actualmente el Gobierno tiene la mayoría en las dos cámaras, por lo que no vive lo que podría haber sido una dificultad para Paz Zamora y un problema mayor para Mesa, entonces se podría suponer que se trata de querer cerrar un acuerdo que reactive el proyecto de Ilo del 92, si bien será complicado que ahora se pueda pensar en la exportación de gas a otros continentes, dada la disminución de las reservas sobre las que apunta el exmandatario.

APRENDER A MATAR

POR LUPE CAJÍAS

Recuerdo la dramática escena de las últimas horas del gobierno de Carlos Mesa. Un informante advirtió la decisión de los Surco que cercaban la Plaza Murillo de ingresar al Parlamento para retener a congresistas cruceños y después copar el Palacio de Gobierno, donde estaba reunido parte del gabinete.
Ninguno de los colaboradores de Mesa se movió, a pesar de los angustiosos llamados de familiares. Era de noche y crecía el rumor del tropel en la esquina de la Ayacucho y Comercio. Entonces el ministro Roberto Barbery sentenció: “si tocan a un cruceño, yo me pego un tiro”. El silencio tenso siguió a esas palabras sinceras.
Varios de esos diputados eran parte de la férrea oposición al gobierno y coincidían con logieros que habían impedido a Carlos Hugo Molina, íntimo amigo y colega de Barbery, tener gobernabilidad en la Prefectura de ese departamento. Incluso, el establishment había creado un castigo social contra ellos, a pesar de ser los mejores representantes de la inteligentia cruceña moderna y nacional.
Barbery reaccionó como un ser humano que respeta la vida, así sea del adversario. Mesa, tan agredido esos días por el entonces fuerte grupo “autonomista”, pidió al Ministro Saúl Lara garantizar la seguridad de cada uno de sus opositores. Lara le dijo, palabras más o menos, “iré personalmente, y los sacaré uno a uno, no quiero que algún incidente o una provocación precipite un drama”.
Después de una o dos horas- nunca puedo medir el tiempo en circunstancias históricas que me toca atestiguar- Lara regresó: “Ya están todos camino al aeropuerto”. Mesa había iniciado su corta presidencia asegurando al representante del halcón imperial “no estoy dispuesto a matar” y terminó su paso por el Palacio Quemado con la misma convicción.
¡Qué diferencia con su sucesor en la Vicepresidencia que declaró altivo: “aquí aprendí a matar” (junto a su hermano), en el mismo lugar donde el presidente del senado ahorcó perros como advertencia a los de la Media Luna.
¿Matar a quién? ¿Cómo? ¿Con una bomba, con un tiro, de a poco, con maniobras envolventes? ¿Quiénes son los enemigos que hay que matar, quiénes los terroristas, quiénes los oligarcas?
Seguramente en el movimiento autonomista hubo infiltrados separatistas, como ocurrió entre los cívicos en 1959, pero ese no fue ni es ni será el sentimiento del camba. ¿Por qué insisten en mezclar un tema con otro con el objetivo de destrozar liderazgos cruceños? El gran repertorio de la lucha contra la corrupción, contra la delincuencia y contra el terrorismo y sus capítulos de redes, grabaciones y videos coinciden en algo: castigar a dirigentes y empresarios cruceños. ¿Cuál es el fin?

RESULTADOS DE LAS ELECCIONES JUDICIALES (22/10/2011)

POR CARLOS ALARCÓN MONDONIO

Los resultados de las elecciones judiciales, según mi lectura, deberían ser interpretados de la siguiente manera:

Gráficamente estamos frente a una balanza con dos platillos: en uno se ubican los votos nulos y blancos, tienen de común que ambos expresan un rechazo a todas las candidaturas, el plus del voto nulo es que además rechaza la forma en la que se ha llevado a cabo el proceso electoral; en el otro se ubican los votos válidos, pero no en bloque, sino de manera desagregada, los votos específicos con relación a cada uno de los candidatos.

Definido esto, se aplican los dos principios claves del sistema constitucional, la soberanía del pueblo y la forma democrática de gobierno: ¿cuál es la decisión soberana que el pueblo ha tomado en las urnas mayoritariamente?

Si los votos nulos y blancos son mayores, aunque sea por la diferencia de un solo voto, a todos los votos individualmente obtenidos por cada uno de los candidatos, ha ganado el rechazo a todas las candidaturas, por ende, los candidatos, no deberían ser posesionados en el cargo de magistrados y debería hacerse una nueva elección; por el contrario, si los votos de los candidatos más votados dentro de las 5 listas, son mayores, aunque sea por un solo voto, a la suma de votos nulos y blancos de la respectiva circunscripción electoral (nacional para los cargos del TCP, TA y CM y departamental para los cargos de TSJ), han ganado estas candidaturas, por ende, estos candidatos, deberían ser posesionados en los respectivos cargos. Para los cargos que falten cubrir debería realizarse una nueva elección.

Esta lógica se impone por la naturaleza plebiscitaria de este proceso electoral, puesto que a diferencia de una elección verdadera, en la cual las candidaturas se forman de manera plural y competitiva del seno de la propia sociedad, donde compiten auténticamente 3, 4 o más partidos políticos, en esta elección judicial las candidaturas se han formado por la decisión unilateral y discrecional de un solo partido en la Asamblea Legislativa; por tanto el soberano tiene todo el derecho de decidir con su voto el rechazo a este trabajo previo realizado por un órgano del Estado a través de un solo partido político.

Por tanto el principio derivado de la mayoría simple de votos juega dentro de los principios originales de la soberanía popular y la forma democrática de gobierno. Un candidato gana a otro por uno o más votos de diferencia, siempre y cuando, sus votos superen a los votos nulos y blancos de la respectiva circunscripción.

El dilema del Presidente en la posesión de estos cargos es si va o no a respetar la Constitución y, especialmente, la voluntad  soberana del pueblo y la decisión mayoritaria expresada en las urnas.

EL PAPEL DE LOS VICEPRESIDENTES, ENTRE EL LEGISLATIVO Y EL EJECUTIVO

POR RICARDO AGUILAR AGRAMONT

Evolución del cargo tras la nueva constitución

La institución del mayorazgo en la España de Isabel la Católica (vigente desde antes de la llegada de los colonizadores a América hasta mediados del siglo XIX) muestra un paralelo coincidente con el destino en crecimiento de la investidura de vicepresidente en Bolivia.

Según este régimen, la herencia de las propiedades de la nobleza eran indivisibles y sólo podían ser transferidas al hijo primogénito, mientras que la demás descendencia masculina (llamada los “segundones”) debía buscarse la vida en la Iglesia, las armas o las letras, y las mujeres recibían una dote para casarse con un noble.

El puesto de vicepresidente siempre fue visto en ese sentido del “segundismo” español:  siendo esta autoridad una suerte de desheredado que es parte de una nobleza de menor nivel, aunque al fin de cuentas un “noble”. Esta percepción se consolida, al menos en la opinión general, tras la frase de Juan Lechín Oquendo: “La vicepresidencia es la quinta rueda del carro”.

“En vista de la fuerte tradición presidencialista y caudillista (de Bolivia), ésta fue una posición gubernamental subordinada a los intereses de los sucesivos regímenes oficiales de cada gestión”, opina el ex segundo mandatario Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997).

Los nobles “segundones” de España, de estar totalmente relegados, ganaron un protagonismo impensado a partir de la llegada de Cristóbal Colón a América, ya que los primogénitos, al tener su herencia asegurada en Europa, no se aventuraban a ser parte de la colonización. A estos relegados, en cambio, se les abrió una puerta que inicialmente fue desdeñada hasta que los que vinieron al continente a hacer fortuna terminaron con más riquezas aún que sus hermanos mayores, como confirmando que, alguna que otra vez, “los últimos son los primeros”.

En el caso de la vicepresidencia en el país, esta especie de síndrome de segundismo se ha perturbado. Sin ir lejos, casi la mitad de las últimas siete autoridades con esta investidura han llegado luego a la silla presidencial: Jaime Paz Zamora (por elección en el Congreso Nacional), Jorge Quiroga y Carlos Mesa (ambos por sucesión constitucional).

Adicionalmente a esta probada posibilidad de ascenso político, la nueva Constitución Política del Estado (CPE) otorga al vicepresidente —en el artículo 174, inciso 3—  la atribución de  participar en el consejo de ministros (que es parte del Órgano Ejecutivo) mientras es la cabeza del Órgano Legislativo, lo que le brinda una probabilidad de una movilidad política nunca antes dada en el mecanismo estatal boliviano, pues, antes sólo participaba de estas reuniones si es que la máxima autoridad estatal lo invitaba de manera expresa; hoy no necesita de ello, puesto que la CPE lo obliga a asistir.

Según el sociólogo Fernando Mayorga, el imaginario político boliviano es presidencialista, lo cual le resta importancia al vicepresidente. Sin embargo, añade, las nuevas tareas que tiene el vicepresidente han hecho que el cargo gane mayor importancia y también consistencia.

No obstante, el exvicepresidente Julio Garrett Ayllón (1985-1989) hace una crítica a esa doble función en distintos órganos. “En la medida en que un vicepresidente se entromete en el Ejecutivo, sometiéndose a la dependencia del Presidente, degrada la autonomía del Órgano Legislativo y debilita el papel democrático de la Asamblea.  Aunque, por esa vía, solapadamente, Mamerto Urriolagoitia desplazó a Enrique Hertzog (1949) y René Barrientos a Paz Estenssoro (1964). Sería largo referirse a la historia de las deslealtades de los que ocuparon este cargo”.

Contrapunteo. Carlos Mesa (2002-2003) ve en estas funciones una incoherencia en la CPE: “La Constitución de 2009 mantiene la idea de que los órganos son independientes y coordinados entre sí, pero contradice flagrantemente esa definición cuando le da al vicepresidente una doble característica: sigue siendo la cabeza del Legislativo y a la vez es, constitucionalmente, parte del Órgano Ejecutivo. Lo cual es una antítesis y una ruptura de un principio básico en la CPE”. Por esa razón, considera que, a partir de la nueva Carta Magna, el segundo gobernante tiene más poder “que nunca antes” en la historia de Bolivia.

Cárdenas tiene una opinión diametralmente opuesta a la de Mesa: “La actual Constitución disminuye el rol de la segunda autoridad del Gobierno como conductora del Legislativo y destaca su dependencia con el Ejecutivo. Por ejemplo, en el artículo 174, numeral 2,  de la CPE, se dispone que la vicepresidencia conduce el proceso autonómico y el artículo 173, numeral 5, señala que el segundo mandatario junto al presidente conducen las relaciones internacionales del país. Sin embargo, en la práctica, la Asamblea Legislativa carece de una autoridad coordinadora y hay roces entre la cancillería y la presidencia; finalmente, el proceso autonómico está paralizado sin conductor alguno”.

De manera similar a Mesa, Paz Zamora (1982-1984) cree que los órganos Legislativo y el Ejecutivo funcionan, actualmente, como un solo poder, “lo que no es constitucional”. El analista político Marcelo Silva  considera que no hay una contradicción en este aspecto, pues, en su criterio, con la nueva CPE el vicemandatario hace de una especie de “visagra” entre ambos órganos y fortalece la idea de que entre sus atribuciones está la de coordinar las acciones en el Legislativo y el Ejecutivo.

Álvaro García Linera confirmó esta función como nueva en una entrevista con el Animal Político en agosto de 2011: (Lo que ahora hace el vicepresidente y que no hacía antes es) “toda la parte ejecutiva, (en el pasado) no se involucraba en la parte ejecutiva. Hoy, quien sea la segunda cabeza del Gobierno, tiene su papel en el Legislativo y en el Ejecutivo y también cumple las funciones que el presidente va observando como complementos necesarios”.

Durante muchos años, las labores en este puesto gubernamental fueron parecidas a lo que García Linera apuntaba al final: el presidente delega tareas específicas a su segundo hombre, como bien podría, sencillamente, no exigirle nada en absoluto.

De acuerdo con el politólogo Franklin Pareja “(La vicepresidencia) nunca ha sido fundamental. Aunque García Linera es un verdadero administrador de poder que está involucrado en las decisiones estructurales fundamentales y se nota que tiene un control sobre la Asamblea Legislativa en su conjunto. Además de ser una autoridad, es un ideólogo del gobierno de Evo Morales”.

Cosa que, al menos en una visión global de la institución, no comparte Cárdenas, quien sostiene que, a partir de 2006 se inauguró la “debacle” de la vicepresidencia y la subordinación de la Asamblea Legislativa (presidida por el segundo mandatario), la que hoy “está reducida a una simple agencia del Órgano Ejecutivo”. Empero, para García Linera, esta modalidad significa que ahora un vicepresidente debe “ser bicéfalo, con un pedazo de cerebro en el Ejecutivo y con otro en el Legislativo”.

Si el modelo del mayorazgo español terminó al llegar a un punto de insostenibilidad y terminó siendo nefasto porque hacía que la tierra perteneciente a la nobleza (mayoritariamente concentrada por esta clase) sea inalienable, inconfiscable e indivisible, habrá que esperar un tiempo para ver si esta nueva atribución del segundismo vicepresidencial (actualmente matizado y potencializado por tener, constitucionalmente, derecho a participar del Legislativo como del Ejecutivo) tendrá o no un buen puerto —como lo fuera América para los “segundones” de España— y llegue a ser un cargo que no merezca ese apelativo.

‘La nueva CPE marca las diferencias’ – Carlos D. Mesa, exvicepresidente

Se produjo un cambio constitucional que diferencia fundamentalmente a los vicepresidentes anteriores a la Constitución Política del Estado de 2009. Antes, el cargo de vicepresidente era muy claro: era la cabeza del Poder Legislativo, no tenía nada que ver con el Ejecutivo; a partir de la nueva Constitución, quien tenga este cargo es parte de ambos órganos.

‘Esta investidura es de importancia mayor’ – Jaime Paz Zamora, exvicepresidente

El vicepresidente tiene que mandar en el Congreso y se supone que en la democracia los poderes son independientes entre sí; es por eso que esta investidura es de importancia mayor, pues representa la cabeza de uno de ellos. Cuando dije que el presidente (Siles Zuazo) no me enviaba ni a comprar pan, me refería a que no oía mis advertencias de que estaban conspirando contra él.

‘El pasado muestra dos tipos de vicepresidencia’ – Víctor Hugo   Cárdenas, exvicepresidente

El desarrollo  de este cargo se dio entre dos extremos: ser una autoridad marginal o ser una que no dejaba dormir al primer mandatario. Es decir, los dos estilos tradicionales fueron: a) un espacio de malestar y de disputa con el presidente de turno (una vicepresidencia serrucho) y b) una de carácter marginal, o sea una vicepresidencia florero.

‘Todo vicepresidente se ve como presidenciable’ – Álvaro García  Linera, vicepresidente

En una entrevista pasada con Animal Político, Álvaro García Linera consideró que el problema que tuvieron los vicepresidentes es que ya se creían presidentes y presidenciables, lo que generó tensiones y luchas por “poderes mezquinos y personales”. La autoridad, además, atribuyó como ejemplo de esta ambición a “todos los vicepresidentes sin excepción”.

‘Nunca me sentí a la sombra del poder’ – Julio Garrett Ayllón, exvicepresidente

Yo nunca me sentí “a la sombra del poder”.  Trabajé en el lugar que me señalaba la Constitución como jefe del Poder Legislativo.  En la Constitución no hay dualidades en la vicepresidencia, pero sí las puede haber en el vicepresidente.   Por eso, en cuatro años, no  fui a reuniones del consejo de ministros para no comprometer al Congreso en las decisiones del Ejecutivo.

‘(El cargo) profundiza la democracia’ – Luis Ossio  Sanjinés, exvicepresidente

“En la manera en que se ha profundizado la democracia se ha fortalecido la función del vicepresidente, pero no como tal; no como sustituto del presidente, sino como cabeza del Poder (Órgano) Legislativo. […] No obstante, su sistema de elección lo acerca más al Poder (Órgano) Ejecutivo”. (Ossio Sanjinés, Luis: ¿La quinta rueda del coche?, 1993, La Paz).

8 pensamientos en “Colaboraciones

  1. El presidente con su visión del pais y su manera “sindicalista” de encarar los problemas está adelantando sin darse cuenta la aparición del “Indigenismo sin Evo”. Esto naturalmente debería pasar dentro de unos cuantos años. Su insistencia en la confrontación y en mantener su popularidad en base a transferencia de recursos a sectores de la población cuando las cuentas públicas empiezan a complicarse lo llevan a un camino cada vez más angosto. Lo habitual en éstos casos es la radicalización por lo que deberíamos esperar un gobierno cada vez más aislado y autoritario como lo muestra al no reconocer su derrota en éstas elecciones judiciales.

  2. Estimado señor Mesa Gisbert:
    Disfruté mucho su artículo La América Latina de Chávez que califico junto con otros escritos recientes sobre Venezuela como de Vargas Llosa y Fernando Mires, como visiones diacrónicas de los problemas por los que atraviesa mi patria.
    Desafortunadamente señor Mesa, parece ser que los venezolanos residentes en Venezuela –yo no lo soy- quisieran borrar la historia previa a diciembre de 1998, para así no tener que están dispuestos a corregir los errores pasados.
    Parece cómico pero en los últimos días he recibido correos de amigos y familiares venezolanos que aplauden el reciente artículo de Moisés Naím, e inclusive lo señalan como lo mejor que se ha escrito recientemente cuando se compara con Vargas Llosa y Mire, porque Naím solo escribe sobre lo bueno, lo malo y lo feo de Chávez. Me imagino que él piensa que Chávez apareció en Venezuela por obra y gracia del Espíritu Santo.
    Y otro amigo fue más allá todavía, me mandó el escrito de Vargas Llosa editado. Es decir, quitándole la parte donde dice cómo fue que Chávez irrumpió en la escena política internacional.
    Así que señor Mesa, aunque yo no soy sociólogo sino ingeniero, me atrevo a vaticinar que la oposición venezolana perderá de nuevo las próximas elecciones y posiblemente pierda también las del 2019, a menos que de aquí a allá ocurra en Venezuela un verdadero sunami financiero.

  3. Amigo Carlos: Tengo un pequeño artículo sobre nuestra reivindicación marítima a través de un coloquio de gaviotas; las del Mar y las del Mamoré. Me gustaría enviárselo, (Recién me fijé en este sector, que es el que corresponde al tema)

  4. Senor Carlos de Mesa Gisbert le mando mis felicitaciones y un gran saludo como unico representante a nivel intelectual sobre la historia de nuestro hermoso pais Bolivia, quiero darle un consejo, lo vi en las 3 entrevistas que tuvo con la prensa Chilena, ellos le hacen las mismas preguntas todo el tiempo que lo entrevistan, Usted como ex presidente de Bolivia , no acepte mas entrevistas con chile, me parece que lo quieren agotar. indiqueles que esta muy ocupado, y que ya dado a conocer todo lo que tenia que decirles. un consejo como compatriota suya lo admiro por todo el conocimiento que tiene como un excelente intelectual Boliviano . Me despido con un gran abraso y mucho carino hacia su persona atentamente ..Maria Esther Cuevas Armas.

  5. Estimado amigo así lo considero le escribo mas que comentario sino como una queja no contra usted sino que creo que es usted la persona mas indicada para ayudarme con este conflicto que tengo acabo de tener una inquietud sobre como se ve la guerra del pacifico y me tope con la wikipedia donde tienen una versión sobre la fuera del pacifico pero no me dejo muy contento ya que al parecer es una vercion chilena me gustaría que la revise usted siendo la persona mas ideal para ello y ver que se modifique todo aquello que justifica a chile gracias y espero que mi inquietud sobre el tema llegue a su conocimiento.

  6. Gary Prado y el Che octubre 1967 Goni y Carlos Mea octubre 2003
    “El presidente Evo Morales le debe a Gonzalo Sánchez de Lozada más de lo que se atreve a reconocer”-
    Fue una de las frases que no hace mucho manifestó Mesa, y que despertó desde desconcierto hasta la sospecha de que Carlos Mesa guarda cierto resentimiento contra el presidente Evo Morales, ya sea o: porque, a pesar de haber sido Carlos Mesa quien constitucionalmente sucedió su jefe, para luego él mismo, sin que nadie le ayude se aplace estrepitosamente como se aplazó, y en cambio Evo llegó a ser presidente para cumplir las tareas históricas que a Mesa le faltó emprender por falta de coraje. O ya también porque Evo es la antípoda política e ideológica de Mesa. O porque por último, Mesa está ahora resentido por no haber sido tomado en cuenta en una serie de acciones que últimamente el gobierno ha emprendido, relacionadas a defender la soberanía nacional ante el gobierno chileno, y que al parecer por ese motivo Mesa estaría molesto contra Evo. Me atrevo a afirmar esta hipótesis, por la casi infantil reacción que tenía Mesa cuando siendo presidente renunciaba cada jueves y domingo, estrellándose contra el presidente Evo, quien le exigía que cumpla las tareas históricas de la Nacionalización y la Constituyente, que no tuvo el coraje de cumplir.
    Hoy nuevamente Carlos Mesa ha vuelto a sorprender -como lo hizo con esa frase que lo hace a Evo deudor de Goni- publicando un artículo de opinión, el día de ayer, que titula: “Gary Prado y el Che”, en el que no sólo defiende la labor que cumplió Gary Prado, como ex militar en la captura y posterior ejecución del Che; que si bien no fue él quien ajustició al Che, fue parte de todo un operativo, instruido por el imperio yanqui, que acabó con ese fatídico desenlace, por lo que más allá de que no tuvo nada ver con el asesinato en sí, Gary Prado respondió a una estrategia que no tenía tanto que ver con la defensa de la soberanía nacional, puesto que es algo que ni los patrioteros directamente involucrados están convencidos de ello; si no que fue una estrategia de defensa contra el “avance del comunismo” en América Latina, durante la Guerra Fría.
    Pero más allá de las consideraciones de orden político de lo que fue aquel momento histórico; lo que es inaceptable es la insinuación que hace Mesa, ya también concluyendo su que: “… el país le debe mucho a Gary Prado”. La verdad es que no se qué fijación tiene Carlos Mesa, sobre que alguien le deba algo a otro, pues fue lo que de alguna manera intentó cobrarle a presidente Evo Morales, por alguna factura que le “debería” a su ex jefe Gonzalo Sánchez, y ahora a todo el país.
    Y, qué oportuno que Mesa, en esa línea interpretativa sobre que Gary Prado cumplió con su obligación constitucional -al extremo de considerarlo “héroe nacional, que merece no sólo respeto si no admiración”- de defender el territorio y la soberanía nacional ante la presencia de un grupo armado, integrado por extranjeros y bolivianos”; habría que cuestionar a Mesa, como él mismo lo hace: “¿Qué haría hoy un Presidente boliviano ante la presencia de un contingente guerrillero cuyo objetivo es la toma del poder por las armas?”, cuando en los hechos fue a lo que Gary Prado se prestó, asesorado a la célula separatista de Rosza.
    Lo cierto es que Gary Prado ha sido precisamente uno de los miembros de las FF.AA., aunque ya en el servicio pasivo, que se prestó a participar en la aventura separatista y terrorista del “grupo armado” de Rosza y compañía, que tenía el objetivo de dividir el país; y que esa es la razón por la que hoy es procesado, pues fue él quien entregó planos y mapas de la ciudad de Santa Cruz, para que los sediciosos tenga la información sobre la ubicación de los centros de abasto, sistemas de provisión de agua y luz de la ciudad, y tengan así controlada a la población.
    Es por ello que hablando de “deudas” que los bolivianos le “deberíamos” a Gary Prado, o Evo a Goni; hay otra deuda, que valga la oportunidad que Mesa se ha metido a tocar; es la deuda que hoy la democracia, como todo el país y las víctimas de octubre del 2003, quisiéramos que no queden en el olvido y la impunidad, y es la que tiene Goni y todos sus colaboradores -incluido Mesa como su ex vicepresidente- paguen por el genocidio cometido el 2003, pues es muy difícil entender que Mesa se lave las manos indicando que “no tiene valor para matar”, cuando en los hechos las muertes por “octubre negro” suman a 70, y más de 200 heridos graves.
    Y es que si le seguimos dando vuelta a las interpretaciones de los hechos, fue por ejemplo Carlos Mesa quien de alguna manera propició el proceso de de confrontación entre los bolivianos al promulgar la ley de modificación de los artículos 109 y 110 de la Constitución para incorporar la elección de los prefectos, así como el Decreto Supremo 27988 del 28 de enero de 2005, de convocatoria a elección de prefectos por voto popular, que fue el deliberado detonante INCONSTITUCIONAL para que aquellas autoridades -Rubén Costas, Ernesto Suárez, Leopoldo Fernández, Mario Cossío, Sabina Cuellar, José Luis Paredes y Manfred Reyes- decidieran desconocer al gobierno central, y propiciar el proceso separatista, por lo que hubo cierto grado de responsabilidad de Carlos Mesa en esa intentona independentista fallida.
    Debe ser entonces la razón por la que hoy Carlos Mesa sale en defensa de Gary Prado, quien un activo -aunque postrado en silla de ruedas- asesor que colaboró con la célula separatista que sembró terror en Santa Cruz; y por ello también hoy es que sigue defendiendo a capa y espada a su jefe Gonzalo Sánchez; al extremo de afirmar que “Evo le debe más de lo que cree a su fugado fuhrer”.
    Sería bueno que hoy que Carlos Mesa juega un papel como vocero de la demanda marítima en el plano internacional, que también haga los esfuerzos para pedir la extradición del asesino -ahora que alude en su artículo al “asesino del Che”- Gonzalo Sánchez de Lozada y sus compinches que cometieron el genocidio en el Alto, y que hoy está bien protegido por los norteamericanos, que fueron los autores intelectuales del asesinato del Che; aunque Gary Prado lo apresó Mario y Terán gatilló. Por ello sería ético que Mesa se tomase esa moralista molestia, pues hasta ahora queda la duda de que exista un grado de encubrimiento hacia su jefe.
    Desde luego que entre Gary Prado y el Che (octubre de 1967), como entre Goni y Mesa (octubre del 2003); ha pasado mucho tiempo, pero no por ello la memoria de los pueblos no dan en su justa medida el valor que han tenido y tienen sus actores involucrados. Gary Prado ha sido “recompensado” con una situación personal de su salud, que la “arrastrará” como un gusano hasta el día en que ya en su cajón los gusanos terminen comiéndoselo. En el caso de Carlos Mesa el de cargar la responsabilidad de haber sido parte de un gobierno genocida al que encubrió y encubre cobardemente a su jefe. En cambio en el caso del comandante Che Guevara, sigue y seguirá siendo para la humanidad el inspirador ímpetu por tener un mundo más justo, que trasciende y trascenderá por siempre.

  7. Estimado Carlos, mucho me gustaría que Ud. tenga la posibilidad de leer el trabajo de investigación realizado por la Fundación RAMA, sobre un Estudio y Análisis Crítico de la Doctrina que impregna el texto constitucional. Si Ud. tiene la gentileza de responderme sobre su interés en dicho trabajo, sobre el cual mucho nos gustaría conocer su opinión, le pido por favor responderme al mail p11erick@gmail.com, y brindarme un correo a los fines de poder remitirle cuatro tomos que ya estan listos y de los cuales buscamos palabras autorizadas para su revisión y comentarios.
    Gracias por la atención y quedo de su contacto agradecido.
    Freternal saludo.
    Erick H. E. Ponce P.
    p11erick@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s