¿Por qué se Construye “La Casa del Pueblo”?

FullSizeRender-13

La “Casa del Pueblo” en construcción, delante, el Palacio de Gobierno y la Catedral (foto C. de Mesa Gisbert)

Nada se da por acaso. La construcción de dos gigantescos edificios en el centro de La Paz, el nuevo Palacio de Gobierno -mal llamado “La Casa del Pueblo”- y el nuevo Palacio Legislativo, responde a una lógica y tiene un propósito muy claro.

Desde el punto de vista de la ciudad se trata de una agresión sin precedentes, que destruye lo poco que quedaba de coherencia en su casco histórico. Para ser justos, sin embargo, no está demás subrayar que a pesar de los esfuerzos ímprobos de especialistas y activistas en defensa de nuestro patrimonio, la normativa referida a lo que se puede y no se puede hacer en el perímetro de lo que denominamos como “ciudad vieja” ha sido cambiante, errática y contradictoria desde hace ya varias décadas. El resultado, antes de el último y demoledor atentado que comentamos, ha sido el de la construcción de edificios que desnaturalizaron la zona. Los dos ejemplos más evidentes son el Banco Central (1981) y el Mercado Lanza (2010), en ambos casos (y otros varios que han ido “bombardeando” otras calles de la zona), el criterio dominante tuvo que ver con una peculiar idea de “desarrollo”, “progreso” y “modernidad”, que de manera inexorable dañó la imagen urbano-arquitectónica de la sede de gobierno.

Es frecuente escuchar que las ciudades son cuerpos vivos y dinámicos en plena transformación y que el cambio es parte inherente de esa realidad. Sin duda es así, de lo que se trata es de establecer con claridad lo que cada ciudad espera de sí misma. Pensemos en París, Washington, Venecia, Cusco o Quito. Está claro que todas esas urbes crecen y viven la realidad del siglo XXI, pero lo está también que a ninguno de sus habitantes se le ocurre proponer un rascacielos al lado de la Torre Eiffel o del Arco del Triunfo, o del Capitolio, o de la Iglesia de San Marcos, o de la Plaza Mayor, o del Templo de San Francisco. La sola idea sería no sólo desechada, sino que se reputaría de insano al político o al arquitecto que pongan siquiera a consideración tal despropósito.

FullSizeRender-15

La Plaza Murillo con los dos palacios (foto C. de Mesa Gisbert)

El argumento esgrimido por nuestros gobernantes es que los actuales edificios que albergan al Ejecutivo y al Legislativo han quedado pequeños y están desbordados, lo que es rigurosamente cierto. Pero queda claro que la ampliación de ambos espacios no consideró ni por un segundo adecuarla a dos premisas: la armonía arquitectónica con el entorno y el respeto a la proporción de las edificaciones existentes en su contexto urbanístico. ¿Por qué? ¿Porque quienes ejercen el poder carecen de sensibilidad artística? ¿Porque desconocen la importancia de preservar un legado que es además un fuente potencial de atractivo turístico? No, la respuesta es ideológica.

FullSizeRender-11

Palacio de Gobierno, obra del arquitecto José Nuñez del Prado, 1852 (foto de C. de Mesa Gisbert)

FullSizeRender-12

Palacio Legislativo obra de Antonio Camponovo, 1905 (foto C. de Mesa Gisbert)

El Palacio de Gobierno fue construido en 1847 por el Presidente José Ballivián e inaugurado en 1852 por el Presidente Manuel Isidoro Belzu. El Palacio Legislativo fue construido en 1900 por el Presidente José Manuel Pando e inaugurado en 1905 por el Presidente Isamel Montes. Sus estructuras y su representación arquitectónica son eminentemente republicanas, ligadas a los cánones de su tiempo, con la evidente influencia greco-latina que se usó en toda América en los edificios públicos, en estos dos casos particulares con un atractivo tono ecléctico en el contexto de sus modestas proporciones.

FullSizeRender-25

El nuevo Palacio de Gobierno, a la izquierda el Banco Central

Las dos nuevas construcciones, verdaderos engendros especialmente por su desmesurado tamaño, no son sólo una respuesta a necesidades funcionales, son la afirmación de una idea. El Estado Plurinacional será recordado “por siempre” a través de los dos símbolos físicos de su paso por la historia y del poder que los representa. Lo será además por comparación con la “República derrotada”. Ambos monstruos de concreto serán la sombra permanente colocada literalmente encima del pequeño Palacio gubernamental y la Catedral, y en la otra acera aplastando la cúpula de la sede del Legislativo. No ha sido casual ni el tamaño, ni la forma, ni el lugar. Sólo así se puede entender la irracionalidad de una mole de veintinueve plantas para albergar al Presidente y al Ministerio de la Presidencia y otra de veinte plantas para los asambleístas. En realidad nos dicen: “¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos representados en estos gigantes para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!”.

La realidad física de semejantes estructuras le da la razón a sus autores. Por si hubiera alguna duda del ejercicio arbitrario de ese poder, a pesar de la norma municipal que prohíbe construcciones de tal magnitud en un lugar tan sensible, el gobierno vulneró la norma y construyó, luego “arreglaría” esa vulneración en los tribunales más bien dóciles a sus requerimientos. La Paz –una vez más- tiene que pagar el incalculable precio de lo que es una combinación de imposición y megalomanía que infiere una herida de muerte a nuestro centro histórico, probablemente sin antecedentes en América.

Anuncios

34 pensamientos en “¿Por qué se Construye “La Casa del Pueblo”?

  1. Completamente de acuerdo, con su punto de vista de las construcciones innecesarias, cuando la población mayoritaria se halla sumida en una crisis no solo económica por parte de gobierno y la “Alcaldia” con el cobro desmesurado de los impuestos a la trasferencia de bienes inmuebles, ambos poderes están en la nube, y lo de malo ninguna institución se ponga al frente para hacer prevalecer nuestro reclamos y derechos.

  2. Totalmente en desacuerdo con ud. Seran edificaciones de acuerdo a nuestra identidad nacional pero siglo 21. Son opiniones que no intenpretan la sensación ciudadana , no se sume a la maquina de de decir no a todo, haga propuestas superadoras.

    • No esta en discusión la necesidad de dar condiciones a los que usaran esos dos edificios, lo que se observa y se considera totalmente erróneo, es el tipo de edificación realizada, en un lugar que tiene otro tipo de arquitectura y que justamente es un símbolo de la ciudad de La Paz. ¿Que costaba edificar conservando el estilo arquitectónico existente????
      Caso contrario hubieran hecho esas dos edificaciones en una zona de la ciudad que tenga el mismo tipo de estructuras y nadie lo hubiera observado.
      Aquí lo que se demuestra es que este gobierno no tiene sentido común para realizar obras de esta clase y que lo único que se busca es defenestrar todo lo que no ha sido “creado” por ellos y por tanto debe destruirse o en todo caso apocarse.

      • ¡Excelente punto de vista! o en un lugar, de espacio abierto, donde se pueda observar a plenitud la obra arquitectónica y sin colapsar el flujo de peatones y vehículos por el centro histórico.

    • Orlando por favor; no es admisible siquiera la sugerencia de que los engendros que se construyen constituyan “propuestas superadoras”. ¿Qué es lo que supera ese atentado a la estética?.

  3. No hay nada más acertado y claro la oh linda La Paz, hoy “ciudad maravillosa” poco a poco se despide despiadada mente de sus iconos históricos que marcaron nuestra historia y en su lugar crecen adefecios modernos que también marcan historia y nos recordarán que ojalá no la hubiéramos engendrado sin embargo, ya na se puede hacer…. Lástima por nuestra oh linda La Paz…

  4. Muy de acuerdo, son dos adefesios horribles, descompaginan totalmente el paisaje y ofenden la identidad de la ciudad de La Paz. Cuidado que como en todos los casos que ud. menciona sea otro mandatario el que los inaugure.

  5. Carlos, gran artículo. Estoy totalmente de acuerdo con usted. La construcción de los “engendros” que critica son una continuación política de la lógica de hacer sentir el eventual poder que se detenta. Es equiparable al baile que se lleva a cabo en calzadas y calles que se cierran haciendo sentir a la población el poder e importancia del “preste” de fiestas patronales.

  6. Un buen análisis, que informa y orienta la mayoría manda, solo miramos impotentes, solo son caprichos; no hay progreso. Parches; sería bueno ver el horizonte con más amplitud y criterio científico.

  7. creo que al menos esas construcciones tienen que tener colores acorde a las otras…q sean color tierra pues… esos colores… y creo q tienen q tener la previsión de no dejar pasar nocivas señales o ondas que ya han causado tumores y gliomas a algunos mandatarios de Sud América…. edificios seguros

  8. Se comprende las incongruencias del actual gobierno como también la defensa de SU legado histórico de Mesa. Cómo activistas del patrimonio también deberían recordar el cómo se han construido las iglesias y catedrales “casa de Dios” en lugares sagrados de los Tawantinsuyanos.

  9. Sin palabras, que puedo decir??… Son los paceños conformistas?, Qué opinan los Arquitectos paceños? Hay paceños de verdad??. Tal vez las palomas de la Plaza Murillo serán las que hagan algo.

  10. Que poco respeto al entorno cultural arquitectonico, una verdadera pena, no hay como justificar tamaña aberración.

  11. Yo soy paceña de verdad, usted Raúl es paceño de verdad o que lo motiva a escribir así? O es que hay que coincidir con el rechazo a los edificios para ser paceños de verdad?? y que está sugiriendo? las cosas se sugieren de frente pues… Los edificios ya están construidos. Sólo se puede mirar hacia adelante. No me gustan mucho los edificios pero es seguro que Mesa hace política hasta al escribir, la oposición cree que oponerse a todo es ser “oposición” y eso es hacer volar puentes y arruinar todo posible acuerdo. No hay que ni preguntarles de nada porque se oponen a todo, han perdido su criterio su imparcialidad

  12. Señor Carlos de Mesa, expresarle el profundo respeto por su trayectoria impecable y loable y el gran aporte que realizó para nuestro pais, tan importante es el comentario realizado por su persona que identifica a mi persona y seguro que a muchos bolivianos que nos vemos arrasados por una sola forma de pensar, que vulnera el derecho a la libertad de pensamiento tan aclamada, tambien en esta Constitución, y como boliviano le pido siga adelante en procura de mejorar las condiciones de todos los bolivianos y en procura de cambiar los males actuales que nos agreden de manera frontal a todos y no se contamine en su escencia de esos politicos tradicionales que intetan seguirlo….

  13. No tengo conocimiento de arquitectura ni nada parecido, pero todos tenemos algo de sentido de la estética y del buen gusto, y me parece que ese edificio gigantesco, que sobresale a las espaldas del Palacio de Gobierno, es de una mal gusto supremo. En ese mismo espacio se pudo haber construido una ampliación del palacio de gobierno, manteniendo y conservando el estilo arquitectónico de la antigua obra y no el mamarracho que desentona por completo con el Palacio de Gobierno y la Catedral.
    Saludo a don Carlos Mesa por su acertada crítica a una obra que será un símbolo al mal gusto.

    • Cruceño que admira la ciudad de La Paz .Sinceramente con una palabra el sr Mesa define esta mamarrachada realizada x gente que no conoce de estética y entorno arquitecronico “ENGENDROS”
      O tambien cabe la posibilidad como dice el sr Mesa de las 2das intenciones que son las politicas.

  14. Soy paceño y viví en la Oh, linda La Paz durante 33 años, y me da pena que toda esa dulzura y atractiva ciudad con sus calles coloniales que son parte de nuestra historia sea convertida poco a poco en una ciudad común con esas construcciones que solo dañan nuestra identidad. Si es verdad que estamos con una economía creciente, pero eso no da ningún derecho a los dueños de casa a darse él lujo de gastar millones en construir monstruos, mientras que dentro de casa hay mucha basura que limpiar. Lo que él gobierno está haciendo es mostrar su arrogancia y falta de criterio en él uso de los recursos. Me hace recodar a un Rey que hace miles de años trató de llegar al cielo construyendo un edificio engendro (la Torre de Babel) que solamente causó división en la humanidad. Al ver la imagen solo parece una fotografía adulterada con Photoshop, fuera de contexto y de la realidad, quisiera que fuera solo eso. Me asusta volver a la plaza murillo y tener que sacar una foto con esas construcciones. Creo que la conciencia de muchos les remorderá por haber elegido al actual gobierno.

  15. Totalmente de acuerdo con usted señor Mesa. Esos dos engendros arquitectónicos representan de cuerpo entero a nuestros gobernantes y a su irracional propósito de dejar huellas aberrantes, disfrazadas de rescate de la cultura ancestral. Es muy triste ver que nuestra ciudad sea la principal víctima de estos atropellos, no sólo en lo urbanistico, sino también en lo social y económico. Es triste también “escuchar” el silencio del colegio de arquitectos y profesionales del ramo que no hacen más que consolidar aquella vergonzosa expresión: los monstruos “ya están construidos. Sólo se puede mirar hacia adelante”.
    Seguro estoy que para algunos mi opinión me hace meritorio a que me metan en la bolsa de los de la derecha, o de la oposición o simplemente racista y clasista de mente estrecha, producto de la lógica discriminadora bajo la cual vivimos los bolivianos que gozamos de una mediana inteligencia. Gracias por expresar lo que muchos no sabríamos hacerlo mejor.

  16. Los gobernantes de turno hacen lo que les da la gana para demostrar que vivimos en un país “en desarrollo” nada mas lejos de la verdad. Mientras ellos viven en lujosas oficinas y malgastando el dinero de los bolivianos, el país se va mas y mas a una inexorable crisis. Pero a quien le importa, al gobierno?

  17. Como arquitecto me da verguenza q alguien hay diseñado algo tan bizarro con su entorno, me recuerda a los diseños de Albert Speer.

  18. A mi también me parece un total absurdo, una aberración, falta de respeto a los Bolivianos y un actuar de engendro el hecho que usted haya apoyado la privatización de nuestras empresas junto a Goni. No defiendo la construcción, es una falta de respeto a la cultura y el entorno arquitectónico lo sabemos.

  19. !Coincido al cien por ciento¡ A lo que agregaría, la construcción de la estación de teleférico en la plaza Villarroel que “eclipsa” al museo de la Revolución Nacional, que se veía desde la avenida Busch muy hermoso, bajo lo que usted mismo dice: “¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos representados en estos gigantes para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!”.

    • Muy buena pregunta. Si mi apellido hubiera sido Quispe estaría muy orgulloso de llevarlo, pero no me apellido Quispe. El nombre de mi madre es Teresa Gisbert Carbonell. Su padre, de nombre Rafael Gisbert Vilaplana nació en Alcoy (España) en 1898 y llegó a Bolivia como obrero (fue parte de quienes instalaron la luz eléctrica en Viacha) en 1918.

  20. Pingback: La Casa del Pueblo: del Estado Inquilino al Estado Soberano – La Resistencia Bolivia

  21. Carlos Mesa se pregunta: “¿Cree el Vicepresidente que un par de adornos inspirados en las culturas andinas resuelve el carácter y la tipología de una construcción? ¿Estética Plurinacional?
    Si, . Tambien los pluiris creen que pintando de negro la cabeza de una oveja la convierte en oveja cabeza negra.

  22. quiza nuestros actuales gobernantes como siempre usan un “discurso tramposo” aludiendo casi de memoria a “la derecha neoliberal” e implicitamente lo hacen en la construccion de las mencionadas edificaciones como una cierta insinuacion, abuso y demostracion de prepotencia a “la derrota del regimen de la republica”, sin embargo, no se puede afirmar aquello ya que no podemos ingresar en la conciencia de los que promovieron esas construcciones, quiza lo hicieron pensando en el pueblo, cosa que no creo q sea posible, en fin, felicitaciones Sr. Carlos D Mesa como siempre brindandonos luces al momento de salir de las sombras de la ignorancia lo admiro demasiado un saludo y xfavor quisiera q me recomendara un libro para iniciarme en el marxismo muchas gracias

    • Thony, no es éste el sitio para pedir consejo acerca de libros marxistas, te equivocaste, creo. Ahora, Marx es muy denso y lo que propuso es difícil aplicarlo y varios intentos fracasaron de modo que tal vez tienes que buscar soluciones en otros lados, dependiendo de tus aspiraciones.

  23. me gustaria saber cuanto es el dinero que estan costando estos dos edificios y si hay algun control confiable de sus precios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s