Cinemateca, 40 Años Mirando

0013

El 21 de junio de 1897 se exhibieron por primera vez en Bolivia las mágicas imágenes en movimiento que habían fascinado a los parisinos en diciembre de 1895. Ese memorable acontecimiento se desarrolló en el Teatro Municipal paceño. Pero, contra lo que podría suponerse, no generó gran entusiasmo.

El periódico “El Comercio” comentaba entonces: “Muy justas fueron las razones expuestas por el concejal Guachalla en la última sesión para que no vuelva a concederse el teatro al empresario del cinematógrafo en vista de los inconvenientes anotados en la primera exhibición de este aparato, prodigioso es verdad, pero que no es apropiado para teatro, sino para salón por su escasa capacidad, razón por la cual los más de los espectadores se quedaron muchas veces sin distinguir lo que se representaba, pues el tal aparato necesita ser observado de cerca”.

Más de una centuria después, conmemoramos los cuarenta años de la creación de la Cinemateca Boliviana que en ese periodo ha recuperado el 85% de todo el cine producido en el país desde el 28 de julio de 1904 (día de exhibición de nuestras primeras filmaciones). La puesta en valor del cine como el álbum de fotografías de familia, la boliviana en este caso, tardó mucho tiempo. La reivindicación de la necesidad de un archivo nacional que recuperara nuestras imágenes en movimiento se hizo a partir de los años cincuenta del siglo pasado (Kavlin, Gumucio, Espinal). Pero fue el 12 de julio de 1976 que una iniciativa conjunta de la Alcaldía de La Paz presidida por Mario Mercado, el Cine 16 de Julio bajo la dirección de Renzo Cotta y el Centro de Orientación Cinematográfica a cargo de Amalia de Gallardo, hizo posible la creación de la Cinemateca.

A cuarenta años de entonces, la institución muestra una incuestionable historia de éxitos. Para entenderlo hay que conocer su razón de ser: 1. Archivo, recuperación, catalogación, preservación y restauración del material de imágenes en movimiento producido en el país. 2. Archivo de todo el material asociado a las imágenes en movimiento. 3. Investigación, estudios, trabajos de historia sobre el cine y video bolivianos. 4. Difusión del cine y video bolivianos de manera preferente. 5. Difusión del cine y video universales, con especial énfasis en producciones de alto valor artístico e histórico y de cinematografías del mundo. 6. Formación cinematográfica, tanto teórica como práctica.

Es importante subrayar que la Cinemateca es un referente en la región y el mundo. Goza de un gran prestigio y es el modelo a tomar de un esfuerzo por preservar el patrimonio fílmico. Está categorizada entre los archivos audiovisuales más importantes de América Latina y es miembro de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF).

Desde los albores lo hicimos todo a pulmón (nos tocó a Pedro Susz y a mí encaminar esa ruta). Entre 1976 y 1978 funcionó en la Casa de la Cultura de La Paz con un espacio de 2×3 m2 para su archivo. En 1978 comenzó en régimen de alquiler en el antiguo cine del Colegio San Calixto de la Compañía de Jesús, donde desarrolló su trabajo de exhibición hasta 2002. Dado el pequeño espacio en predios del cine, alquiló un depósito relativamente próximo a la sala para el archivo de películas y videos. En 2002 cesó sus actividades de difusión manteniendo siempre en actividad las de archivo como Repositorio Nacional. Sin embargo, entre 2003 y 2007 realizó exhibiciones periódicas en las instalaciones de ENTEL y otros centros culturales. Once años de denodado esfuerzo demandó el terminar la infraestructura –diseño de Scholtz y Araníbar- con la que hoy cuenta, inaugurada el 30 de octubre de 2007. Desde entonces la Fundación tiene una de las infraestructuras más importantes de América Latina en lo que se refiere a archivos nacionales.

Los números son más que elocuentes (datos a hasta fines de 2015):

Archivo de películas y videos bolivianos: 6.026 rollos, 5.780 videos.

Archivo de películas y videos extranjeros: 30.381 rollos, 7.124 videos.

Biblioteca y Hemeroteca: 8.900 libros, 6.800 revistas (170 títulos) y catálogos, 3.000 fotos, 3.500 afiches, 13.200 recortes de prensa. Publicaciones: 61 números de la revista “Notas Críticas”, 8 números de la colección dedicada al cine boliviano,

137 fichas documentales de distribución gratuita, 5 números de la revista “La Esquina de la Cinemateca” y 12 boletines de información sobre cine boliviano

Espectadores 1976-2015: 3.126.115 espectadores, Películas exhibidas 1976-2015: 6.320, Ciclos exhibidos 1976-2012: 802.

Hoy le toca a Mela Márquez llevar adelante el esfuerzo, en un contexto difícil y con desafíos que requieren de la respuesta de los amantes del cine, cineastas, sociedad civil y Estado. Su sueño es el mismo que tuvimos en 1976 y su tarea tiene que ver con algo grande y sencillo a la vez, garantizar que nuestro álbum de familia permanezca en el tiempo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s