“El MAS me Planteó Echar a Patadas a las Transnacionales”

carlos_mesa_gisbert

El periodista Rafael Archondo me hizo una entrevista en su programa de radio ERBOL “Tejiendo Bolivia”, cuyos aspectos principales reprodujo el 2 de febrero de 2014 en el suplemento “Ideas” del periódico “Página Siete”. Transcribo la entrevista tal como se publicó.

Para los interesados este es el enlace para escuchar la entrevista:

http://www.erbol.com.bo/podcast/tejiendo_bolivia/carlos_mesa_gisbert_cometi_el_error_de_no_organizar_un_partido_en_2004

“Si yo hubiera entendido qué era lo que Morales iba a hacer a futuro, probablemente me hubiera arriesgado a una nacionalización”

Gobernó Bolivia un año y ocho meses. Para algunos fue el último gobierno de la vieja época neoliberal; para él, se trató del que inició las transformaciones que hoy vivimos. Carlos Mesa Gisbert habló con serenidad sobre su pasado presidencial e hizo un par de revelaciones. Ocurrió en Tejiendo Bolivia de ERBOL.  Acá, sus palabras.

“Me han preguntado si tengo el valor de matar, y mi respuesta es no, no tengo el valor de matar, ni tendré mañana el valor de matar. Por esa razón es que es imposible pensar en mi retorno al gobierno”.  ¿Qué sientes cuando escuchas estas tus palabras una década después?

La certeza de la coherencia, de que obré bajo un principio ético. Fue una manera de entender la política, y de entender, en ese momento, la necesidad de recuperar el valor esencial de la vida y de los derechos humanos desde el gobierno.

¿Eres consciente de que al repudiar la masacre de octubre de 2003 vulneraste uno de los preceptos de la política, consistente en que un gobernante debe provocar temor entre sus súbditos?

En efecto, la razón de Estado te lleva a justificar cosas que en condiciones normales no harías. Y el argumento es que habría un bien mayor que justifica el daño menor. ¿Cuál es el tamaño de este daño menor?, pueden ser una, dos, cien, mil vidas.  ¿Es ése un daño menor? Las personas que las pierden, sus familiares, los padres, los hijos, las esposas,¿sienten eso como un daño menor?

Dicho esto, la respuesta es que sí, vulneré las reglas de la política y quizás por ello no pude culminar mi gobierno. Es probable que uno tenga que rendirse a la evidencia de que la política es entrega de resultados. Éste es un elemento clave, tú mides a un político por lo que ha hecho y no por sus intenciones. Los resultados pueden justificar ante la historia lo ocurrido, pero nunca justifican  el dolor que ocasiona perder una vida.

¿Fue tu gobierno un mero puente entre el neoliberalismo y el Estado Plurinacional?, ¿algo similar a los gobiernos de Siles Salinas o Tejada Sorzano?
No estoy en esa categoría, porque tuve casi dos años de gobierno, los que me permitieron llevar adelante iniciativas muy importantes. Y hago la diferencia porque hice una propuesta que tiene que ver con la agenda de octubre y la de junio, y subrayo ambas. La de junio es cuando Santa Cruz hizo propuestas en camino a la autonomía. ¿Cuáles son las líneas maestras que yo recojo de la base popular?, la convocatoria a una Asamblea Constituyente y a un referéndum que acabe con la legislación en hidrocarburos ultraliberal que teníamos hasta ese momento. En cuanto a la propuesta de autonomías, en mi discurso del 20 de abril de 2004 hablo explícitamente de la elección de prefectos, propuesta que luego hago práctica. Y finalmente otros dos temas, la recuperación del valor de la vida como principio sagrado, y la resolución de la gravísima crisis económica.
Para lograr la Constituyente y el referéndum, hacemos una reforma constitucional que yo hago efectiva el 20 de febrero de 2004. De manera que me siento protagonista y constructor de este proceso de transformación. No se puede entender la nacionalización sin el referéndum del gas y no habría habido Constituyente sin que se hubiera incorporado ese mecanismo en la Carta Magna, cosa que hicimos nosotros.  Por eso no puedo compararme con gobiernos que fueron circunstanciales.
Alfredo Rada nos ha dicho que cuando eras presidente, el MAS te propuso nacionalizar los hidrocarburos y no quisiste. ¿Es así?
Tuvimos más de un par de reuniones con la gente del MAS. En una de ellas hablamos expresamente sobre los hidrocarburos.

¿Y te plantearon nacionalizar como ellos lo hicieron, es decir, sólo elevando los impuestos?
Para nada. Me plantearon que había que echar a patadas a las transnacionales. Algo más.  Dijeron que no había que reconocer los 3.000 millones de dólares que las transnacionales supuestamente habían invertido y que después Evo Morales les ha reconocido. Hoy día tenemos la operación de los hidrocarburos en manos de Petrobras, Total, Repsol, BP, etc. Si yo hubiera entendido qué era lo que Morales iba a hacer a futuro, probablemente me hubiera arriesgado a una nacionalización.  Lo que la gente te pedía entonces era: eche a patadas a las transnacionales, sáquelas de Bolivia, quíteles todos sus activos y déselos a YPFB.
¿Cómo entendió Morales la nacionalización? Simplemente modificando el nivel de impuestos, nada más. Sin embargo, el referéndum del gas fue un paso hacia la nacionalización, porque implicó, como decía la pregunta, la propiedad estatal de los hidrocarburos en boca de pozo.
La única razón por la que no se me adjudica el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) es porque no promulgué la Ley de Hidrocarburos. No lo hice porque las condiciones políticas no me lo permitían.
La verdad es que estaba en una pinza, y cualquiera de las cosas que hubiese hecho, era muerte igual.
Si firmaba la ley, estaba muerto por la extrema derecha, y si no lo hacía, como ocurrió, estaba muerto por la izquierda.

¿Estabas en situación de jaque mate irremediable?  Si pudieras retroceder en el tiempo, ¿corregirías algo?
Aunque yo hubiera nacionalizado, igual estaba entrampado, porque no hice lo que  debí haber hecho antes, que era construir un partido. Después del referéndum, debí participar  en las elecciones municipales de 2004. No te puedo decir la ronda de candidatos, incluidos Juan Del Granado y José Luis Paredes, que se acercaron a mí como presidente para que yo respaldara sus candidaturas, la mayor parte de ellos ganadores.
Si me hubiera subido al carro de la elección municipal, hubiera construido partido, hubiera cooptado parte del Parlamento, hubiera tenido el físico que ya no tenía, cuando se me propuso una nacionalización. Ése fue un error político.
Me faltó olfato y experiencia, y no escuché a mis consejeros porque eran ellos los que me lo recomendaron. Era yo contra todo el mundo, la mayoría creía con razón que no se podía encarar la coyuntura inmediata sin tener un partido político.
El referéndum del gas fue el momento más alto de mi popularidad, ahí llegué yo al 80% del respaldo popular, le habíamos ganado a Evo Morales, porque él le dijo al electorado: “voten Sí en las tres primeras preguntas y No en las dos últimas”.  Yo dije Sí a las cinco y le gané 5 a 0.

Sin embargo, ¿Evo sostuvo al principio a tu gobierno?
Es algo que debo reconocerle. Él se dio cuenta que mi fragilidad era extrema y que cualquier acción de los movimientos sociales en mi contra me hubiera desestabilizado. Es decir, yo hubiera caído si Morales hubiera impulsado a las fuerzas sociales, pero él se dio cuenta de que eso era volver al pasado, vio que era imprescindible un tiempo en el que la derecha no recuperase fuerzas. Esto que te estoy diciendo no fue nunca una conversación con Morales y si la hubiera tenido, no tendría por qué negarla. Pero fue una cuestión evidente, el equilibrio político dependía de los movimientos sociales.

¿Cuándo se acabó esa luna de miel?
Ese pacto no escrito se rompió cuando mi éxito en el referéndum le hizo dar cuenta de que él no podía seguir manteniendo la estabilidad, porque me iba a hacer un ganador, y así yo tenía la posibilidad de llegar al final de mi gobierno o inventar un proceso electoral en el que yo mismo participase.  Cuando él se dio cuenta de que yo empezaba a ser una figura política muy importante, me quitó el respaldo. Primero hubo un enfriamiento y después la confrontación, que se da cuando hago el discurso de mi primera renuncia. Mi primera renuncia era mi única posibilidad de ganarle la pulseta al MAS.  Lo que pasa es que no rematé el gol y entonces morí en el camino.

¿En qué consistía ese gol?
Yo debí negociar con el Congreso algo muy simple: quiero mi Ley de Hidrocarburos mañana, y no voy a levantar mi renuncia mientras no sea aprobada.   Ése fue mi otro gran error, ocasionado por mi lógica vinculada a la tolerancia y la persuasión. En la política, el diálogo tiene un límite y tienes que plantear la imposición de ciertas cosas, porque tú eres el presidente.

“Igual estaba entrampado, porque no hice lo que  debí haber hecho antes, que era construir un partido político”.

“Yo hubiera caído si Morales impulsaba a las fuerzas sociales, pero él se dio cuenta de que eso era volver al pasado”.

Anuncios

8 pensamientos en ““El MAS me Planteó Echar a Patadas a las Transnacionales”

  1. Estimado Carlos:

    Valientemente usted reconoce varios “errores” en esta entrevista y lo felicito por ello. Sin embargo, hay otro hecho que yo considero un error y que no se menciona. Usted promulgó una amnistía para los movimientos sociales que, en mi opinión, fue un acto precipitado, innecesario y que no le hizo ningún bien ni a la democracia ni al país. Sería interesante conocer su opinión, ahora que ya ha pasado mucho tiempo, de esta medida. Un abrazo.

  2. El intermediador transnacional: .

    “ASR.- En el libro ‘La Presidencia Sitiada’, Carlos Mesa revela que en su mandato se reunió con Evo y Jorge Alvarado (futuro presidente de YPFB), los que fueron acompañados por el ingeniero Gastón Mugía para discutir los alcances del referéndum sobre la exportación de gas a realizarse el 2004. Lo que Mesa ignoraba es que Mugía era, en ese momento, importante empleado de francesa Total. ¿Qué hacía un técnico de la Total con la cúpula del MAS? ¿Qué influencia tuvo en la redacción de los contratos petroleros?” (SOLIZ RADA: “EL GONISMO, A PUNTO DE GANAR LA GUERRA DEL GAS”)

    Casualidades….? 😀

  3. “voten Sí en las tres primeras preguntas y No en las dos últimas”. Yo dije Sí a las cinco y le gané 5 a 0.”

    No, gano 2-0. Habia consenso de “Sí” en las tres primeras preguntas y solo dos estaban en juego.

    Aparate de esto, creo que esta apreciacion del episodio es mas madura que las anteriores ya que reconoce el pecado original de su caida: tener menos voluntad que el rival de hacer lo necesario para lograr el objetivo.

    Da pena la ignoracia del liderazgo en nuestro pais, y que tantos apuesten a la nacionalizacion, autarquía, y demas medidas populistas. Mientras el cancer del pensamiento socialista-leninista-marxista-antiimperilista-troskysta no sea eliminado de nuestra gente, especialmente de los “intelectuales” y en las universidades, el pais no tiene la mas minima esperanza de pogreso. Hasta en la China comunista se sabe que el secreto es el capitalismo y libre mercado.

  4. ESTIMADO CARLOS, PRESIDENTE… LA VIDA SIEMPRE ESTA LLENA DE DECICIONES, DE FALLAR EN PERO DE SABERSE LEVANTAR, SINO, NO FUESEMOS HUMANOS, PERO LUEGO DE ESTOS AÑOS ME HE DADO CUENTA COMO LO MENCIONA EN LA ENTREVISTA, QUE EL ERROR FUE NO FORMAR UN PARTIDO. EN ESE TIEMPO PUDE ADVERTIR QUE EL NEXO ENTRE LA JUVENTUD Y LA EXPERIENCIA PATRIOTA ES SU FIGURA, AHORA PUES AL MEDITAR EN NUESTRA REALIDAD ME PREGUNTO, NO SERA OTRO ERROR “SEGUIR ESPERANDO Y NO FORMAR UN PARTIDO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s