Egipto. Primavera Ensangrentada

crisis-en-egipto-1732125h430

El 11 de febrero de 2011 el “Faraón” Hosni Mubarak desaparecía de la escena política de Egipto. Su vicepresidente comunicaba al mundo la renuncia del autócrata. La plaza Tahrir de El Cairo estalló entonces en una aclamación de alegría que parecía infinita. La gente se agolpaba alrededor de los tanques del Ejército y abrazaba a sus ocupantes que se habían negado a disparar contra el pueblo.

Como en un sueño inesperado y grandioso, un viento huracanado barría a gobiernos dictatoriales de diverso pelaje en el norte de África. Los periodistas occidentales bautizaron este terremoto como la “primavera árabe”. Túnez, Yemen, Egipto… No era cierto, dijeron entonces y muchos lo creímos, que el espíritu de estas sociedades fuese tan diferente al de las naciones democráticas. Al fin y al cabo las ansias de libertad, de pensar y decir lo que se piensa, de decidir por uno mismo, de elegir a los gobernantes, de escoger uno u otro camino, son comunes a todos los seres humanos. No era cierto, se dijo, que la única contención al fundamentalismo religioso fuese la dictadura…

Después de ese 11 de febrero vino la breve y brutal guerra civil en Libia y la muerte de un dictador delirante, Muammar El Gaddafi. Luego fue Siria. Pero Bashar Al Assad había aprendido la lección y no cedió. La primavera comenzó a teñirse de sangre.

Egipto es por muchas razones el eslabón más sensible de esta cadena por varias razones: un millón de km2, ochenta y tres millones de habitantes (el gigante árabe), el único puente político entre árabes e israelitas y un aliado estratégico de los Estados Unidos.

Pero en 1979 la caída del Sha de Irán y la irrupción de la revolución islámica bajo la égida del Ayatolah Jomeini trastocó dramáticamente el escenario político de Oriente. La expansión musulmana mostraba su poder, expansión que ha transitado además por la experiencia brutal del radicalismo de Bin Laden. No debió haberse leído la “primavera árabe” con los ojos de Occidente como si las sociedades que la hicieron florecer, estuvieran al margen de una realidad cultural y religiosa más que determinante.

Las FF.AA. egipcias administraron una transición de poco más de un año que culminó en una elección democrática razonablemente libre y creíble. El ganador fue Mohamed Mursi del Partido de la Libertad y la Justicia. Tras bambalinas estaba sin embargo el Partido de Los Hermanos Musulmanes. Las organizaciones políticas más proclives a una democracia republicana no tuvieron el tiempo suficiente para organizarse con opciones de triunfo. Mursi (quien ganó en segunda vuelta y por sólo tres puntos de diferencia) comenzó a gobernar desde la polarización de la sociedad e hizo poco para atenuarla. Su propuesta de Constitución era el camino a la Sharia (derecho islámico basado en el Corán). La imagen de islamista moderado desapareció. El Presidente reveló sus intenciones. Comenzaba el camino para llevar a Egipto a la calidad de Estado confesional y, probablemente, a un progresivo distanciamiento de Occidente y de Israel.

El ejército, el árbitro del poder egipcio, repitió lo que ya habían hecho sus pares en Argelia en 1992, dar un golpe de Estado para evitar la imposición del fundamentalismo religioso en el país.

La primera semana dio lugar a un equívoco, la mitad de Egipto que veía en Mursi una combinación de incapacidad para resolver la grave crisis económica y la decisión de radicalizar su gobierno, celebraron el golpe leyéndolo paradójicamente como un freno a un eventual autoritarismo religioso, pero era una ilusión. Un país dividido tan profundamente tiende a la confrontación. Los Hermanos Musulmanes enarbolaron la bandera contra el golpe a la democracia y el desconocimiento a la voluntad popular, y enfrentaron al Ejército en las calles. En algo más de un mes la sangre ha bañado la esperanzada plaza de Tahrir, y la suma de muertes que va cargando sobre sus espaldas el gobierno provisional amenaza con aplastarlo. El Ejército, que desde los grandilocuentes días del nacionalismo nasserista y a pesar de la férrea dictadura de Mubarak, había simbolizado la garantía de la unidad de la nación, se desdibuja ante la evidencia de que nada detiene a los islamistas dispuestos al martirio por su causa.

Las aves carroñeras que acompañan toda guerra civil comienzan a otearse en el horizonte y el mundo mira azorado una situación de pronóstico imposible. Estados Unidos y Europa han pasado del optimismo de 2011 (otra oveja en el redil) a la evidencia de que su ambigüedad más que discutible ante el golpe no se sostiene. Los muertos acaban siempre enterrando a quienes promueven la muerte, aunque esta sea el resultado de acciones de evidente provocación.

No es este el mundo de buenos y malos fácilmente discernible, es el complejo y atribulado mundo que ha perdido el rumbo y que camina en la oscuridad repitiendo las recetas que parecían propias de la Edad Media. En muchos sentido este siglo XXI se parece demasiado a esa momento de la historia.

Anuncios

3 pensamientos en “Egipto. Primavera Ensangrentada

  1. Gracias por la claridad del artículo. Me pongo a pensar en quienes son los que manejan la política en esa parte del mundo, y lo único que viene a mi mente es : Mente cerrada en Puño cerrado. Como será que salen de esto? No veo mucha luz.

  2. El fundamentalismo religioso, ya sea musulmán o católico, tienen la misma raíz, lo único que los difiere es el método, pero al final de cuentas las religiones nos llevarán a un confrontamiento bélico de grandes proporciones, una III-GM.

  3. Que yo sepa, Hugo, no he conocido “fundamentalismo católico” que nos haya llevado a una violencia extrema. El catolicismo y el cristianismo, al estar basados en los principios que enseñó Jesucristo, son respetuosos de la vida humana, pues promueven “ofrecer la otra mejilla…” y no la ley mosaica del “ojo por ojo y diente por diente” que todavía se sigue primando en el medio oriente. El artículo de Carlos Mesa describe con crudeza un tema complejo, pero que muestra a todas lices que ciertas corrientes, al haber sido fraguadas al calor de principios correctos (por llamarlos de una forma) que provienen de enseñanzas milenarias y bíblicas, han sido adulterados o amañados también al calor de intereses de diversa índole, al punto de llevarlos a un extremo que ya es irreconciliable con sus orígenes. La violencia en el medio oriente pone en evidencia la aplicación de paradigmas equivocados y, lamentablemente, profundamente enraizados en muchos sectores de su población. Felizmente, empiezan a darse cuenta que los postulados de la libertad y la democracia, que tienen su raiz, precisamente en los principios cristianos (libre albedrio) tienen mayor validez que posiciones extremas y fundamentalistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s