Elecciones Judiciales. La Tercera Derrota

Publicada en Página Siete y Los Tiempos el 30 de octubre de 2011

Nunca antes en nuestra historia electoral se había producido un resultado como el de las elecciones judiciales. Más aún, no es fácil encontrar en el mundo un caso equivalente.

La suma de votos nulos y blancos ha superado largamente la totalidad de los votos válidos. Los votos nulos son equivalentes al porcentaje de votos válidos. El porcentaje promedio de los votos recibidos por los candidatos al Poder Judicial fluctúa mayoritariamente entre el 5% y el 10% de los sufragios válidos. Una catástrofe para el oficialismo.

La primera conclusión es que los bolivianos rechazaron el proceso como tal. Lo hicieron por varias razones. Hacer una elección por voto popular del Poder Judicial, aún en las mejores condiciones de transparencia, demostró su inaplicabilidad. Es imposible elegir a candidatos de cuatro instancias judiciales con un mínimo de elementos de juicio que permitan al elector optar por los mejores. Esto tiene que ver con la naturaleza de los cargos que se eligen, la responsabilidad de su ejercicio y la dificultad de hacer una “campaña” que permita saber porqué unos son mejores que otros. 2. La preselección de candidatos destruyó de entrada la credibilidad de quienes se presentaron, por la manipulación descarada que hizo el gobierno en la Asamblea Legislativa. 3. El Tribunal Electoral es parte de la estructura de control de los cuatro poderes que tiene el gobierno, lo que le restó a la elección una de sus condiciones básicas, seguridad en el árbitro. 4. El gobierno atraviesa un mal momento político. A pesar de ello el Presidente aceptó el carácter plebiscitario de la elección cuando afirmó que hacía campaña por el voto válido que “ganaría con un 70%”.

Ahora el gobierno pretende que se ha producido un “empate”, lo cual nos recuerda circunstancias similares de nuestro pasado democrático, en el que ante la evidencia de la derrota se pretendía salvar la cara con una masiva campaña mediática. Pero la falacia es demasiado grande. No se puede considerar sólo nulos y válidos para la comparación. Nulos y blancos expresan dos caras de una misma medalla. El rechazo a todo el proceso electoral y al gobierno en el caso de los nulos, y el rechazo a todos los candidatos en el caso de los blancos. La suma es imprescindible porque, de diferente modo, es una aplastante toma de posición ante un despropósito político y, sobre todo, ante la frustrada intención de “legitimar” un Poder a través de una elección que quería lograr la falsa impresión de una independencia de poderes que dados estos resultados, no existirá.

Si el gobierno actuara con un mínimo respeto al voto popular y a la democracia, dado que el 60% de los votantes se expresó en contra de la elección, el proceso debiera ser anulado sin mayor discusión. Pero aún eso sería insuficiente. Se debieran cambiar varias cosas. Incluir en el Código Electoral un articulado que establezca explícitamente que cuando se produce un resultado en el que nulos y blancos por separado, o en el que la suma de nulos y blancos es superior al número de votos válidos, la elección (o referendo, o plebiscito) queda automáticamente anulada. Revisar la CPE y revaluar si tiene sentido la elección por voto popular del Poder Judicial, o cuando menos establecer modificaciones al actual sistema de elección, por ejemplo en lo referido a la preselección de candidatos. Considerar la eliminación de la elección directa de Tribunal Agro Ambiental y el Consejo de la Judicatura. Cambiar las características de la campaña electoral.

Finalmente, la lectura política es demoledora para el gobierno. Se trata de una derrota en toda la línea, la primera que sufre Morales desde 2005. Y que conste, no es la primera en la que asume de modo explícito el carácter plebiscitario de la justa. Es además la tercera derrota que el Ejecutivo sufre en el último año, las dos anteriores fueron el gasolinazo que obligó al Presidente a echar pie atrás sin atenuantes, y el TIPNIS, en el que también y muy a su pesar, Morales tuvo que promulgar la ley de prohibición definitiva de la construcción de la carretera partiendo en dos el Parque Nacional. No parece que los gobernantes aprendan la lección, sólo la presión en las calles (El Alto en el gasolinazo, los indígenas de los llanos y la gran mayoría de la clase media en el TIPNIS) los obliga a enmendarse en el error. En el caso de las elecciones judiciales queda todavía camino por recorrer.

A estas alturas ha ocurrido algo muy significativo. La sociedad no está dispuesta a aceptar que el poder por muy legítimo que sea su origen haga cualquier cosa con el mandato que se la ha dado. El “estate quieto” del voto judicial ha sido monumental, sin precedentes, con una fuerza de huracán. Que el gobierno no se equivoque, podrá  insistir tercamente en posesionar a las nuevas autoridades “elegidas”, pero le será imposible darle un viso de legitimidad. No puede considerarse legales a quienes han recibido un NO tan contundente en las urnas. La situación se ha trastocado. Morales ha rifado gran parte de su capital… y todavía le quedan tres largos años de gobierno.

Anuncios

11 pensamientos en “Elecciones Judiciales. La Tercera Derrota

  1. Más allá del resultado de la elección judicial, más allá del triunfo del TIPNIS, el gobierno parece no escuchar la voz del pueblo, porque a modo de venganza ahora intangibiliza el TIPNIS y legitima la elección judicial. Que hacemos ahora? La oposición esta más desorientada que nunca y no hay nadie que liderize el descontento de la gente.

  2. En realidad todos deberíamos votar en Blaco y así los políticos se representarían así mismos. En España, es el único voto posible para hacerles ver a los políticos que si dejan sistemáticamente de lado a los votantes (a todos los votantes y no solamente a los de su partido) el sistema deja de ser una coreografía necesaria para validar un sistema político y al final deja de tener validez. Como la política ha quedado reducida exclusivamente a intereses partidarios y personales, el votar en blanco significa dos cosas:
    1. Dejar un aviso que las cosas no pueden continiar así (eso les importa generalmente poco a los políticos)
    2. El voto en blanco no da asignación económica al candidato o partido. Cualquier otra forma de voto cuenta para calcular los porcentajes que son la base para la asignación de fondos estatales a los partidos en función de los resultados de las votaciones.
    Bien por Bolivia esta vez.

  3. ¿”No puede considerarse legales a quienes han recibido un NO tan contundente en las urnas.”?

    Considero que el Sr. Mesa confunde la legalidad, con la ilegitimidad que aparenta el sistema de votación de “mayoría simple”.

    Las autoridades judiciales cooptadas, bajo el artilugio del sufragio, podrán considerarse por el pueblo como ilegítimas, pero lamentablemente y muy al pesar nuestro, son consideradas para el sistema público (para el Estado, -ojo- no solamente para el gobierno) como “legales”. El hecho de que las autoridades hayan sido contundentemente anuladas por las grandes mayorías bolivianas -evidentemente desposeídas de su legitimidad- no les extingue su legalidad. Esto lo establezco no solo con respecto de este gobierno. Es como si al Sr. Mesa se le objetara que asumió un gobierno de forma “ilegal”, por haber sucedido constitucionalmente a su renunciado Presidente, como consecuencia de un “golpe de Estado” provocado por los desencantados sectores sociales de entonces, pero no es así.
    Los candidatos judiciales de la cooptación oficialista -por mucho que se hayan hecho evidentes las trampas del proceso “pre seleccionario”, la parcialización del OEP, y/o el posible fraude (esencialmente del voto peri urbano)- han resultado de un proceso, a su forma legal, desde la perspectiva de un estricto sensu positivista. Ya que:

    -La convocatoria, el proceso “pre seleccionario” -parcializado-, dependían básicamente de la mayoría oficialista en la Asamblea;

    -La parcialización del OEP (como el de otras instancias estatales) inevitablemente responde al abusivo monopolio del poder político del oficialismo centralista;

  4. -A pesar del posible fraude en el voto, el hecho es que los malafesianos oficialistas normaron que el candidato judicial ganara por “mayoría simple”, es decir que sin importar si por él votaron 3, 10, 100, o más personas. El resto de la discusión, en este punto, solamente sirve para el juego de las cifras y su incidencia como valor de (i)legitimidad. Más todavía, si conocemos por voces oficialistas, que los casos de “humanos equívocos”, en el cómputo de las actas finales, responden a errores “subsanados en última instancia por la informática”, qué podemos esperar…

    Expuesto lo antecedente considero que lo sensatamente reprochable a este mamarracho judicial es el hecho de haber parido agentes judiciales totalmente desposeídos de legitimidad, mas no de legalidad. Ya que los malafesianos oficialistas “se esforzaron” por revestir de legalidad el proceso judicial -de cabo a rabo- con el mandato de su C.P.E., con sub especies jurídicas (resolución de convocatoria del TSE), y sobre todo con su abusiva mayoría en Asamblea (preselección). Por ello no es tan desaforado el considerar que muchos gobiernos, más aún los de coalición, asumieron legalmente sus mandatos con cifras (%) que no reflejaban necesariamente una contundencia en su legitimidad, y que no por ello se los debiese de considerar como “menos democráticos” y/o ilegales. Pero el caso del Órgano Judicial es especial -en razón de su naturaleza-, y en sí, el hecho de haber parido agentes judiciales totalmente desposeídos de legitimidad, es un equivalente de que si estos hubiesen sido nomas designados por el cuoteo parlamentario tradicional. Lo mismo que nada, si se pretendía conjurar algún tipo de “avance o cambio” judicio-estructural.

    No se debe confundir el que la legalidad devenga de la legitimidad, puesto a que ambas son dimensiones valorativas totalmente disimiles; la una es objetiva, y la segunda es subjetiva.

  5. La designación en el Legislativo, ratificada mediante sufragio. Lamentablemente es lo único que le interesaba al gobierno. Los posesionará muy a nuestro pesar; lo grave a lo interno de la administración de justicia, recién viene, cuando una vez posesionados se inicie la supuesta reforma judicial y se incurran en las mismas arbitrariedades que hemos visto en el Legislativo y en el Ejecutivo.

  6. Vamos por partes, quisiera que alguien me aclare lo siguiente:
    a) En que países se eligen a las autoridades judiciales por voto popular
    b) Si es ésta una primera vez pueden notarse todas las falencias que, con seguridad, serán corregidas en posteriores eventos.
    c) No hay peor ciego que el que no quiere ver. La oposición ha hecho una excelente campaña mediática promoviendo el voto nulo y voto blanco. La prensa y los medios sociales, hasta el Sr. Carlos Mesa, han dado su cuota parte, tanto así que se ha logrado desinformar sobre el objetivo de las elecciones judiciales. En el país donde vivo le gente no sabia para que se estaba votando y, es mas, pensaban que era una especie de referéndum dando su apoyo a Evo Morales.
    d) La misma campaña de la oposición con referencia al TIPNIS, ─los indígenas son los únicos en el planeta que han elegido vivir salvajemente, en contacto con la naturaleza y los dólares de los turistas de aventura, allá ellos─. Lo peor es que ahora hablan de la dignidad de los indígenas, que han logrado evitar que una carretera divida un parque sacrosanto, sabiendo de primera mano que tanto los dirigentes como los representantes indígenas estaban siendo manipulados por la oposición y muchas ONG’s y que han recibido grandes sumas de dinero.
    e) Cual es el planteamiento de la oposición con referencia a las elecciones judiciales, tienen un programa alternativo o simplemente es “¿me opongo?”.
    El presidente Obama, viendo que los republicanos vetaban todos sus proyectos y lograban frenar la aprobación de medidas producto de los miembros del partido demócrata les dijo: “No solo es cuestión de oponerse, sino también de presentar alternativas, y si éstas son mejores pues hay que aplicarlas”. En nuestro caso es fácil hacer marchas oponiéndose a algo o pidiendo algo, no hay instancias donde se puedan gestionar ese tipo de reclamos, y cuando se quiere democratizar la designación de jueces hacen todo lo posible para frenarlo. Somos como los cangrejos metidos en una canasta, no salimos ni dejamos salir.
    Pobre Bolivia, con gente de oposición como la que tenemos, de cualquier gobierno de turno, las cosas van a seguir como siempre, no hemos cambiado nada en toda nuestra vida republicana. De continuar así las cosas nadie va a querer ser presidente, a no ser que hayan otros intereses por los cuales valgan la pena quemarse el hígado o perder los mejores años de vida.

    • El gobierno sigue ciego, no quiere ver la realidad cuando dijo en uno de sus discursos que la gran perdedora es la clase media, cuando a las claras se ve que el gran perdedor fue el gobierno del MAS. Habra que cambiar de estrategia y decirles como sus lambiscones ministros que todo esta muy bien y que lo esta haciendo barbaro.

    • Hugo:
      Comparto totalmente contigo, a casi todos (incluido gobierno) pareció que se les olvidó que el objeto de las elecciones judiciales era llenar las acefalías en el Poder Judicial. Se dejaron arrastrar por el juego de los medios y sus opinadores (mas q la mediocrísima oposición política q sólo sacó provecho de la realizado por otros, como siempre), y al final, como bien afirmas, muchos apenas sabían de qué trataba la cosa y optaron por lo más fácil, votar en blanco o anular la papeleta.Eso sumado a la campaña abierta y ampliamente mediatizada por el voto nulo,dieron los resultados que conocemos.

      Pero si las cosas se hubieran hecho “a la antigüa”, las críticas y sus autores no habrían cambiado, a ningún opositor (declarado o de closet) le importa un ápice el sistema judicial, o los indígenas, ni ninguna otra banderita ocasional a la que se arrime; aqui sólo se trata de acceder o regresar al poder, porque el botín al que desean hincar el diente, que se ha acumulado en estos 6 años, está jugosísimo.

  7. Hugo,

    a) En ninguno ¿por que sera?
    b) Cierto, todo es corregible, pero también es cierto que todo puede ser corruptible
    c) Hugo, es que en los hechos si fue un referéndum, lo dijo el presidente, “… ganaremos con el 70%…”
    d) Lo primero se debe presentar pruebas, si las tienes seria interesante que las muestres, las conjeturas sobran, lo que faltan son pruebas.
    e) La oposición no decía que las elecciones judiciales estaban mal, lo que cuestionaron fue la elección de los candidatos, que son resultado de un filtro impuesto por el partido de gobierno.

    Conclusión: existió el voto TIPNIS, es una verdad, que la oposición utilizo este suceso a su favor también es correcto, pero no hay que olvidar que todo político utiliza cualquier hecho similar al que ocurrió a su favor, o es que los del MAS no utilizaron las vejaciones que ocurrieron en Sucre con lo cual captaron miles de votos. No hay que ser ingenuos ni para el uno ni para el otro lado.

  8. Lo siento pero cuando Carlosdmesa tubo la oportunidad de gobernar el pais, no pudo resolver ninguno de estos problemas q critica ahora, subension de hidrocarburos y acefalias de poder judicial, q son desde bastante tiempo atras,en lugar de seguir y seguir siendo tan negativo deberia proponer soluciones, ser positivo, ya que dice q es boliviano que se de cuenta que este quien este en el poder hacer criticas destructivas y oponer por oponerse es ir en contra del pais

    • !. En diciembre de 2004 incrementé 12% el precio del diesel y 10% el precio de la gasolina, el objetivo era eliminar las subvenciones. Fue una acción concreta y un incremente razonable. No el 73% y 85 respectivamente que pretendía imponer Morales.
      2. Con la Constitución en la mano, en julio de 2004 completé el Poder Judicial que se hallaba prácticamente acéfalo y colapsado.
      Normalmente en mis columnas y comentarios, además de la crítica, planteo propuestas o caminos alternativos de solución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s