El Laberinto Catalán 


Francois Miterrand dijo, apuntando al gran proyecto europeo: “El nacionalismo es la guerra”. Hacía, por supuesto, una referencia a los modelos nacionales fascistas que llevaron al mundo al holocausto en la primera mitad del siglo XX, pero también se refería al drama de los Balcanes que se vivía en esos días. 

La reivindicación nacionalista que pudo parecer un exotismo absurdo después de la creación de la Unión Europea, no amainó, por el contrario, mientras los estados nacionales escogieron la ruta de la integración, de una identidad europea y de una cesión progresiva de algunos rasgos de soberanía, la vuelta a la idea primigenia de la tribu como primera pertenencia, reapareció en el horizonte en diversos sitios de Europa recomponiendo mapas. 
Uno de esos lugares es hoy Cataluña, una de las diecisiete autonomías de España articuladas en la admirable transición democrática tras la caída de la dictadura franquista (1939-1975). Entonces, precisamente para hacer posible un nuevo Estado, se reconoció a un par de ellas con características propias por su desarrollo histórico particular. Fue el caso catalán. Desde la aprobación de la Constitucion en 1978, la region ha gozado de la más plena autonomía, el florecimiento de sus rasgos culturales, la consolidación de su lengua, el impulso de su poder económico, el alto nivel académico y científico y la relevancia de su marca como referente internacional. Si comparamos a Cataluña con un lander aleman o un estado de los Estados Unidos, difícilmente podremos encontrar rasgos de autonomía mayores que los que tiene el pueblo catalán. 

A pesar de todo ello, la convicción de sus élites fue siempre que Cataluña tiene una tradición distinta de la de España, a despecho de que integraba el reino de Aragón y como tal, tras la alianza de Castilla y Aragón, parte de la nación española. Entre los argumentos más fuertes de los independentistas está el recuerdo de la guerra de sucesión (que no de secesión) por la corona española que ganaron los borbones sobre los austrias (a quienes apoyaron los catalanes), que dio lugar a la represion violenta en 1714 ordenada por el rey Felipe V. Ni que decir de la dictadura de Franco, que impuso por la vía violenta la unidad del país, censurando, prohibiendo, encarcelando y matando. Su régimen restringió las libertades, la cultura y sobre todo la lengua catalana. Las heridas del franquismo han sido de una profundidad tal que aún son llagas usadas hoy como argumento de los secesionistas. 

Los desencuentros entre el gobierno y la Generalitat (el gobierno de Cataluña) se profundizaron cuando el Estatuto catalan fue limitado en 2010 por el Tribunal Constitucional. El camino de la ruptura comenzó a quebrar la argamasa. Si entonces menos del 20% querían la independencia, hoy casi el 50% la desean y buena parte de forma militante. El proceso vivido en tan corto tiempo es un ejemplo extraordinario de cómo con base en algunas ideas- fuerza, una enseñanza de la historia que afirma que la region fue sojuzgada por España y que tiene derecho a ser un país independiente por la combinación de sus raíces y el trato que recibe del centralismo, debe por “destino manifiesto” ser una República independiente. 

Las aguas se desbordaron y, contra la Constitución que prohíbe cualquier consulta vinculante sobre la separación del país, el gobern catalán realizó un Referendo sin registro, sin padrón, sin estándares mínimos de credibilidad, cuyo “resultado” fue el sí. Basado en ese acto, pretende la independencia. La respuesta del gobierno ha sido que el único diálogo posible es dentro de la Constitución con un compromiso de discutir su reforma para un nuevo modelo autonómico, que por la propia naturaleza de su génesis no puede incorporar en sus reglas su desmembración. Si esas premisas no se aceptan cabe, con la ley en la mano, la intervención de la autonomía. 

¿Cómo es posible que un país democrático, plural, desarrollado y moderno enfrente situaciones cómo esta? El nacionalismo exacerbado es una expresión basada en argumentos de diferenciación que en lo íntimo se apoya en una forma de supremacía, de distanciarse a tal punto del otro, que lo convierte en adversario. La idea de “patria” como dogma religioso inunda las emociones, se convierte en verdad, toca las teclas del victimismo, del desapego y finalmente del odio. Las razones históricas se transforman en sectarismo, en realidades imaginadas e inventadas hasta la confrontación inevitable y la negación, cuando no la pelea mortal, con aquel que ayer era un amable y apreciado vecino. Como la religión, como otras ideologías, el nacionalismo ha bañado de sangre la historia universal. 

La lección a aprender es que la diferencia enriquece y acerca. Ese es quizás el aspecto más relevante del concepto de la plurinacionalidad. Reivindicar hoy la independencia de una región, cualquiera, en este mundo ya muy fragmentado, es un retroceso histórico que nos conduce a anclarnos en nuestros más estremecedores atavismos. 

Anuncios

11 pensamientos en “El Laberinto Catalán 

  1. Excelente articulo para conocer el problema Catalàn .
    Permitame Ex Pdte.darle a conocer lo que le respondi al canciller Huanacuni,que no tiene respeto por su persona y en la misma forma le respondi,esperando comprenda mi insolencia,es que me indigno y me dio bronca como se expreso de Ud.y a continuacion doy a conocer lo que le respondi:
    Al canciller Nando Huanaco quien le pide informes serios sobre el cargo diplomático,que tiene en el momento.,sin mencionar sus sahumerios que realiza.
    No es empleado publico el ex presidente Carlos Mesa,y el trabajo que realiza como vocero de la demanda marítima boliviana.,lo realiza de manera cívica y como boliviano,estando demostrado que donde intervino hizo quedar bien a Bolivia en este cargo.Ejemplo en Chile,los cuales indicaron que no parecia boliviano por los conocimientos que tiene intelectualmente.Es un historiador,periodista,escritor y otras profesiones más y le pediremos cuentas de su actividad es el colmo.Ubiquense por favor.

  2. Como siempre, nuestro Ex Presidente, nos ofrece una vision esclarecedora y contundente de la realidad actual del proceso involutivo emprendido por Cataluña.

  3. Exacerbado nacionalismo, en los países europeos. llama la atención y nos recuerda a donde nos pueden conducir las posiciones duras e intransigentes de los que ostentan el poder

  4. NÚMEROS

    No se sabe cuantos catalanes quieren la independencia.
    Lo que si se sabe es que el gobierno español no quiso y no acepto que se haga un referendo sobre la independencia de Catalunya.

    El pedido de independencia se desbordara si la mayoría de los catalanes quieren la independencia.

    • Héctor,…”el gobierno independentista catalán anunció el domingo 1 de octubre de 2017 una victoria del sí en … Gobierno catalán anuncia que el sí a la independencia ganó con 90% de votos.” Pero existen muchos problemas como el que el gobierno catalán tiene deudas que querrá ignorarlas al independizarse y tiene ingresos de turismo que dejaría mal al resto de España frente a la comunidad europea para nombrar un par de inconvenientes entre muchos.

      • Lo siguiente:
        – ese referendo no fue aceptado ni aprobado por el gobierno español
        – ese referendo fue reprimido por la policía enviada por el gobierno español
        – y como fue reprimido no se sabe cuantos catalanes se abstuvieron de votar
        – y como no fue aprobado no se sabe cuantos catalanes pro-España no fueron a votar por considerarlo ilegal
        – por tanto hay muchos aspectos que hicieron que ese referendo no contabilice la realidad integra de los catalanes.

        Conclusión: no se sabe cuantos catalanes apoyan y cuantos no.

  5. Hay alguno por ahí que atribuye al gobierno español el uso de la fuerza para reprimir, algo muy alejado de la verdad. En España hay división de poderes como en Bolivia, a diferencia del país sudamericano, en el país europeo las ordenes de los jueces van a misa, es decir se cumplen y si no, los jueces envían a la fuerza pública para que se cumpla.
    El gobierno de la Generalidad de Cataluña se saltó controles y reglas de su parlamento y sus propios estatutos para convocar un referendo de tal magnitud. En las elecciones autonómicas los independentistas obtuvieron el 48% de los votos y tuvieron que pactar con una agrupación anarquista para ser gobierno. La Constitución Española refrendada por voto popular de todo el pueblo hace referencia a la indisolubilidad del estado por lo que el referendo convocado por el gobierno catalán (además sin mayoría homologada) fue inconstitucional y por tanto ilegal.
    España cuenta con un Tribunal Constitucional el cual es la última instancia judicial, que entre muchas otras funciones es la única autoridad competente para interpretar la Constitución de 1978, que ya en ocasión anterior observó e invalidó varios artículos del Estatuto Catalán que atentaban contra los valores y principios de la Constitución.
    En mi personal opinión, Bolivia tiene una Constitución más amplia que la de España en cuanto a idea de plurinacionalidad se refiere y creo que es una idea nuestra que muy bien podría un gran aporte a la humanidad con miras la unidad de los pueblos.
    (El problema son algunos bolivianos que viven en negatividad permanente)

  6. cuando habla de nacionalismo exacerbado se refiere, invariablemente, al nacionalismo exacerbado catalán ¿Que hay del nacionalismo exacerbado español? Usted adopta el discurso oficial de cierta derecha moderada española que pretende que todo está bien y que todo esto solo es la locura intransigente del nacionalismo de “los otros”, de unos pocos radicales. Nada se dice del nacionaismo español que llena calles con banderas -constitucionales y preconstitucionales- y con discursos ciertamente poco democráticos y poco tolerantes. Respecto a las excelencias de la transición española (excelencias que cada vez menos gente comparte y que todas maneras, aun de haber existido, solo son el lejano eco de un proceso ya agotado), le recomiendo el sgte artículo, de hace ya unos años. que no es más que uno de muchos al respecto: http://www.publico.es/politica/pasa-catalunya-acabara-pasando-resto.html

  7. Me parece señor de mesa un acierto basado en unas argumentaciones muy solidas su opinion sobre cataluña . Enhorabuena menos mal que hoy por hoy .hay personas como usted que no se apoyan en el ostracismo y ven con claridad cristalina que dentro de un mundo globalizado aun caben los estados plurinacionales pero bajo el amparo de una unica bandera . Es tiempo de mirar al futuro dejando las heridas de la historia detras . En lugar de ir propinando recuerdos de batallas perdidas para desenterrar los odios como hace el sr Evo morales . Que junto con otros mandatarios en cuba , venezuela etc…. tratan de perpetuarse en el poder al mas puro estilo estalinista bajo una falsa politica de izquierdas a base de reformar la constitucion a sus intereses personales , olvidandose premeditadamente de su propio pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s