TIPNIS, “Ambientalismo Social” y Carretera

a1144215da9b4e7ea3d144f630ff6817

El debate sobre el imperativo universal de salvar el planeta ha condicionado de un modo definitivo el tema de la preservación medioambiental y el desarrollo sostenible.

La razón es muy simple, no se trata ya de un ejercicio teórico, o de una reflexión académica, no se resuelve tampoco con la experiencia empírica de prueba y error. El tiempo se nos ha acabado. Lo que hagamos de hoy en adelante es una carrera para intentar corregir los graves daños que hemos infligido a nuestro único hogar.

En el caso de Bolivia el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se ha convertido en el escenario de una batalla crucial que definirá lo que el país quiere hacer con su destino ambiental.

La tensión entre dos posiciones radicalmente distintas se inició a partir de 2010, cuando el gobierno del Presidente Morales decidió la construcción de una carretera asfaltada que dividirá en dos al TIPNIS vulnerando la razón de ser de ese territorio. Decisión que ha ratificado en el presente con la aprobación de una Ley que elimina en los hechos la intangibilidad del TIPNIS y muestra, por si hubieran dudas, la verdadera filosofía de un régimen que –irónicamente- ha cantado a los cuatro vientos que defiende la idea del vivir bien, la indispensable armonía ser humano-naturaleza y ha afirmado que la Pachamama tiene más derechos que los propios seres humanos. Como corolario, se enorgullece de haber impulsado la declaración del día de la Madre Tierra hecha por las Naciones Unidas.

EL GOBIERNO HA PLANTEADO UN FALSO DEBATE EN EL QUE CONCLUYE QUE EL DILEMA ESTÁ ENTRE CARRETERA Y TIPNIS. NO ES ASÍ. NADIE SE OPONE A UNA CARRETERA QUE CONECTE BENI Y COCHABAMBA. YO MISMO LA IMPULSÉ A TRAVÉS DE SENDAS NORMAS. UNA CARRETERA QUE SE CONSTRUYA CON UN TRAZO QUE NO PARTA EN DOS EL PARQUE, QUE NO VULNERE SU BIODIVERSIDAD Y QUE, SOBRE TODO, CUMPLA RIGUROSAMENTE LA LEY DE MEDIO AMBIENTE, LAS NORMAS DE LOS PARQUES Y ÁREAS PROTEGIDAS, QUE SIGA EL MANDATO CONSTITUCIONAL DE LA CONSULTA INFORMADA Y DE BUENA FE A LAS 63 COMUNIDADES QUE HABITAN EL ÁREA Y QUE NO IMPULSE LA FRONTERA COCALERA.

Lo más grave es que la nueva Ley del TIPNIS no sólo elimina su intangibilidad, sino que contradice la normativa existente, y se convierte en la punta de lanza para romper la columna vertebral de las políticas ambientales del país.

La tesis del gobierno es que en la mayoría de los países del sur ha surgido un “colonialismo medioambiental” que propone la autoculpabilización de los países pobres, que reciben dádivas de los ricos a cambio de menos impuestos para estos y ninguna disminución de su actividad productiva depredadora. Adicionalmente, dice, se propone un ambientalismo contemplativo sin seres humanos en el norte y otro en el que los indígenas tienen que aceptar la preservación en sus territorio pasando por alto la cobertura de sus necesidades básicas.

La respuesta a esta retórica es comprender que nuestra primera prioridad es valorar el efecto que causan nuestras acciones en las áreas protegidas sobre nosotros mismos. En qué medida la depredación de parques nacionales y territorios indígenas hipoteca el futuro de nuestros territorio y de nuestra población. Debemos considerar la ecuación entre desarrollismo clásico y desarrollo sostenible, analizando en que proporción la obsesión industrialista para salvar el pan de hoy pone en riesgo a nuestras generaciones futuras. La primera responsabilidad del Estado es garantizar con igual vigor el presente y el futuro de los bolivianos.

Es imprescindible hacer una lectura correcta de la realidad. La evidencia de que los países desarrollados del norte son los mayores responsables históricos de la depredación, que nos he dejado como herencia un planeta en el que la vida tal como la conocemos está en serio riesgo, no resuelve los desafíos de todas las naciones y todos los habitantes del planeta hoy. En ese contexto no se puede negar que la mayor parte de las naciones más avanzadas trabajan en tres dimensiones: la toma de conciencia y educación de sus ciudadanos con buenos resultados, la normativa cada vez más exigente para las grandes empresas y la modificación de políticas de Estado vinculadas al desarrollo sostenible. Todo ello traducido en acuerdos internacionales de cumplimiento obligatorio. A pesar de ello, no olvidamos ejemplos nefastos como el del Presidente Trump que pretende desconocer la realidad del cambio climático (sin perjuicio de la valiente actitud de algunos gobernadores estadounidenses, que aprueban legislaciones en defensa del medio ambiente) ni el grave daño ambiental que ha protagonizado el desarrollismo chino en los últimos veinte años.

Lo peor del discurso oficial es el uso de una coartada. “Como la culpa es de los ricos, que ellos den la solución”. La crónica transferencia de nuestra responsabilidad en los otros. Mientras tanto, se sigue con la prédica del “suma qamaña” y se apuesta por el rentismo y el extractivismo disfrazado de “ambientalismo social”, que incentiva la irresponsabilidad individual y colectiva de los bolivianos, cada vez más depredadores y que aprueba leyes que destruyen la coherencia de una visión integral del desarrollo sostenible, en la que la combinación entre parques nacionales y territorios indígenas es no sólo posible sino imprescindible. Territorios en los que es un imperativo la consulta previa libre y sin presiones, la conciencia ambiental colectiva y la comprensión de que lo que debe cambiar es la matriz productiva del Estado.

Anuncios

13 pensamientos en “TIPNIS, “Ambientalismo Social” y Carretera

  1. Reblogueó esto en La columna ciudadanay comentado:
    Lo más grave es que la nueva Ley del TIPNIS no sólo elimina su intangibilidad, sino que contradice la normativa existente, y se convierte en la punta de lanza para romper la columna vertebral de las políticas ambientales del país.

  2. Es importante la carretera , es importante el levantamiento de la ley de intangibilidad los habitantes son seres humanos no merecen vivir como viven , por otro lado extranjeros hacen fortunas como el hotel con pista de aterrizaje para extranjeros que le gusta la pesca y otras cosas, hoy desarticulado, me decían que pagan al famoso dirigente ferviente defensor del tipnis …una pena, eso lo vi , estuve ahi, estuve con amigos .

    • Señor Orlando, podría decir quien quiere que los indígenas vivan en subdesarrollo. Las protestas se centran en no partir el TIPNIS y no ampliar la frontera agrícola de los cocaleros del Chapare.

      Si tiene que haber una carretera que una Beni con Cochabamba que pase por las comunidades indígenas y no por el medio del TIPNIS.

      Si a la carretera que una dos departamentos.
      Si a la carretera que pase por comunidades indígenas.
      Si a la preservación del medio ambiente.
      No a favorecer intereses económicos antes que el medio ambiente.

  3. Si tanto se quiere hacer la famosa carretera existen alternativas que son ambientalmente positivas, sin necesidad deforestar y causar daños irreversibles al ecosistema. La ingenieria de carreteras usa pilares elevados para tramos carreteros en los cuales la meta no es solo proveer acceso, pero tambien preservar el medio ambiente y proteger la ecologia….Pero como este gobierno NO ve alternativas….solo quiere acceder para plantar mas cocales…el destino de areas protegidas quedara en el vacio

  4. IGUAL O PEOR QUE ANTES:
    Vivimos otra etapa en la que las viejas costumbres continuan, típico de la clase política criolla de Bolivia, “lo que se escribe con la mano se borra con el codo”, este es el caso. Reiterando lo que ya dijeron, la nueva Ley del TIPNIS no sólo elimina su intangibilidad, sino que contradice la normativa existente, y se sienta un precedente jurídico para romper cualquier política ambiental del país. Pero tambien se rompe con las identidades culturales, tradiciones, usos y costumbres de los pueblos. Para quienes no sabían esto ya esta sucediendo, es el claro ejemplo de la Carretera Diagonal Jaime Mendoza, si bien esta ya existía, ahora con su ampliación y el asfalto, se han destruido varios reservorios arqueológicos de esa región, han abierto las puertas para la explotación de minerales, de rios, tierra, de piedras y de todo lo que se encuentre en el paso para beneficiar solo a los empresarios de la construcción y de la minería con daños al medioambiente que son irreparables. Pero lo mas duro es que la ausencia de políticas culturales y de identidad originaria que el gobierno usa como bandera de sus discursos, han hecho que la apertura de esa carretera traiga consigo algo peor: los pueblos y sus pobladores circundantes a esta carretera han perdido su identidad y han ingresando a una etapa de deculturización acelerada. es decir que hoy ya no se encuentra nada originario en esos pueblos que tradicionalmente eran ricos en cultura y tradiciones incluso eran iconos de la industria turistica.
    Es decir que estamos igual o peor que antes y se podría profundizar con la apertura de un camino por el TIPNIS, que seguramente los únicos beneficiados serían paises que demandan madera y otros recursos.

  5. La razón real para la construcción de la carretera por el medio del TIPNIS no es otra cosa que la ampliación de la frontera cocalera (ya que actualmente existen parcelas que cultivan la hoja milenaria en el TIPNIS) y se pretende escalar estas plantaciones.
    iSIn embargo el costo – beneficio es muy alto, primero porque destruímos un pulmón muy importante no sólo para nuestro país sino para las regiones vecinas, ya que este tipo de bosques son los únicos que pueden desarrollar el ciclo completo del agua devolviendo las nubes transatlanticas en forma de agua para la vida. Tengo entendido que la conexión entre Beni y Cochabamba por el medio del TIPNIS sólo beneficiaría a 3 comunidades, si se considera la propuesta de la Sociedad Boliviana de Ingenieros de Bolivia de realizar esta carretera por un costado del parque se beneficiaría a 60 comunidades y se protegería la biodiversidad existente. Las razones para no hacer esto que desde todo punto de vista es lógico las dejo a su raciocinio.

  6. Trump y Evo parecen tener similitudes como la de no respetar pueblos indigenas,Trump con la construcción de ductos de petróleo a través de territorios indígenas (territorios Sioux en North Dakota) hasta ahora respetados, y Evo con una carretera que divide al Tipnis a través de territorios indigenas, también respetados hasta ahora y encima parque Nacional, los dos a nombre del progreso.

    En ambos casos hubieron marchas indígenas culminando en La Paz y Washington, ambas ahora ignoradas. Pero parece que por lo menos Trump tiene una línea, así sea equivocada, que conserva, en cambio Evo se proclamó primero defensor del medio ambiente para ahora destruirlo, siendo indígena el mismo. En ambos casos el aspecto económico prima y Trump beneficiará a empresas y Evo beneficiaría principalmente a cocaleros.

  7. Licenciado, soy estudiante de la catedra de Antropologia de la UNSLP y el tema de mi trabajo de investigacion es su contribuicion a historia de bolivia. Necesito de algunas informaciones y de uma forma de contacto con usted, por favor. Gracias por su atencion.

  8. Pingback: TIPNIS, “Ambientalismo Social” y Carretera | Escribir es mi Pasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s