Trump más allá de Trump

donald-trump-afp-800x430

Uno de los riesgos a la hora de analizar el triunfo de Donald Trump es quedarse anclado en su discurso, sus exabruptos, su inocultable xenofobia, su visión sobre las mujeres y los estereotipos en torno al “otro” mirado desde la perspectiva de un blanco.

El resultado de estas elecciones en los Estados Unidos retrata en realidad una cuestión mucho más profunda y estructural que tiene que ver con la propuesta histórica que Occidente diseñó y ejecutó a partir de la segunda guerra mundial.

De las cenizas del holocausto bélico más devastador que se haya vivido, emergió un andamiaje cuyo pilar central era la democracia republicana y el pluralismo político. El objetivo era la construcción de una sociedad más justa que lograse un nivel de bienestar de alcance universal, en el que educación, salud y jubilación estuviesen garantizados, propuso además niveles de productividad, crecimiento y eficiencia que asegurasen que las generaciones venideras tendrían más oportunidades y mejores condiciones de vida. Aún con sus diferencias entre el liberalismo puro y la social democracia, Estados Unidos y Europa consiguieron en medio siglo los mayores avances sociales que haya experimentado la humanidad desde su nacimiento. Este hecho se comprueba cuando en los datos mundiales de desarrollo humano de Naciones Unidas en 2015, los diez países con mejores indicadores del planeta son todos occidentales: Noruega, Australia, Suiza, Dinamarca, Países Bajos, Alemania, Irlanda, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda. Por si esto fuera poco, Europa se embarcó en el proyecto de unidad más ambicioso que haya hecho región alguna al concretar la Unión Europea sobre el principio rector del multiculturalismo.

Era un horizonte histórico ambicioso y que parecía estar llevándose a la práctica con éxito. Sin embargo, el siglo XXI tenía preparada una amarga sorpresa. La caída de las torres el 11 de septiembre inauguró la nueva centuria con un mensaje: ese gran proyecto podía desmoronarse como los imponentes edificios newyorkinos. Desde los palos de ciego del Presidente Bush, pasando por la realidad de un radicalismo religioso que consideró a Occidente como la encarnación del mal, terminando en el contradictorio juego de intereses sobre un tablero mundial desordenado y pasto de las llamas de la guerra, la realidad golpeó duramente el andamiaje occidental de posguerra, que buscaba no sólo su consolidación, sino su afirmación como referente universal de valores, concepción de mundo y propuesta político-económica.

En los últimos diez años Estados Unidos y Europa han vivido el tiempo del desencanto. Las voces de los indignados se han hecho sentir con fuerza merced al poderoso instrumento del internet y las redes sociales. La política no ha podido responder al desafío. Los grandes líderes del pasado han sido sustituido por medianos funcionarios, cuando no descarnados cínicos. El gran modelo del bienestar de la democracia europea comienza a desmoronarse por el envejecimiento de la sociedad y las olas migratorias, por la reducción de la oferta de trabajo y por el enfoque anticuado de los modelos educativos. Por primera vez en décadas, los padres ven que sus hijos no tendrán una vida mejor que ellos, sino peor.

La globalización no da lo que prometió, el libre mercado dinamiza la economía y mueve al mundo, pero no cierra la brecha de la desigualdad, por el contrario, alienta la brutal especulación financiera brutal e inhumana. La política y los políticos han perdido crédito y son “la escoria” de la sociedad (cuando no son otra cosa que el retrato de ésta). La desesperanza y el miedo se ha apoderado de la mayoría. La respuesta ha llegado –era esperable- por la vía de la entraña, el otro es el peligro, “los inmigrantes se comen el producto de nuestro trabajo, no sólo no se adaptan a nuestra cultura sino que la pervierten”, “los musulmanes son terroristas en potencia”, …y una larga lista de argumentos que han generado el crecimiento de propuestas “antisistema”, populismos radicales, renacimiento de las viejas sombras del fascismo, intolerancia, rabia expresada en las calles por una generación que está atrapada entre el no tener nada que perder y asumir que no tiene nada que ganar en el contexto del orden actual.

Trump es el irónico resultado de este escenario deprimente. El millonario de cuestionable éxito, especulador financiero e inmobiliario, evasor de impuestos y explotador de sus empleados, se convierte en el adalid de los olvidados del sistema. Su discurso políticamente incorrecto dice en voz alta lo que piensan millones de sus compatriotas. Es por eso que ganó esta elección y -que quede claro- no fue sólo con los votos de trabajadores blancos de clase media baja, fue con los votos de muchos blancos de clase media alta, inmigrantes documentados, latinos y afro americanos, la única forma de ganar unos comicios en Estados Unidos.

 

Anuncios

13 pensamientos en “Trump más allá de Trump

  1. El error de los latinos fué que no respetaron la cultura del país que les acogió. No olvidemos la protesta pancarta en mano de Michael Jackson en la puertas de Sony Music el 2002.

  2. En otra vuelta del mundo nos encontramos con la victoria de Trump que lleva a reflexionar al mundo entero. Que se puede aprender de esta ”victoria”? Eso de que muchos están cansados, etc. se viene a aplicar en otro contexto, y no es un contexto ideal, pues detrás del mismo hay una serie de factores que no van con lo que supuestamente aspira la humanidad como ser el avanzar con ideas políticamente correctas.

    Esta vuelta del mundo expone una mentalidad fascistoide, una especie de retorno a las ideas del mismo Hitler cuya meta era expulsar a todos los que no eran de la raza aria, etc. pues culpaba a otras razas de los males alemanes. Trump está haciendo algo parecido pues culpa a inmigrantes y musulmanes de los males existentes y culpa a la China de la imperfecta economía.

    Parece que no se quiere aprender historia porque posiblemente no se la conoce o no se medita sobre sus causas y consecuencias, por ejemplo la 2da guerra mundial. No hace mucho tiempo se tumbó el muro de Berlín y ahora se quiere construir otro y básicamente, pienso, como un símbolo de ideas retrogradas que es acogido por mucha gente que quiere culpar a la inmigración por sus males.

    Este es un cambio dentro del mismo capitalismo, pues Trump, pese a haberse aprovechado del mismo, se quiere estrellar contra el libre comercio, base del capitalismo, e imponer una serie de regulaciones como la de subir un 45 y 35% las importaciones de China y México respectivamente. Asimismo esta contra los convenios de libre comercio con México y otros países como el todavía no firmado TPP del cual iba a ser el principal protagonista.

    Trump ha demostrado que mucha gente no tiene principios o valores, incluidos los evangélicos que votaron por un pecador y no les importo. Trump sorprendió a todos pues él había dividido al partido republicano y estaba contra grupos importantes como las mujeres (muchas lo denunciaron por sus traspasos), que son más del 50%, y los inmigrantes que últimamente eran los que decidían elecciones. Pero estos dos últimos bloques no son compactos pues los cubanos se caracterizan por apoyar a republicanos y hubieron otros hispanos, aunque los menos, pero que se alinearon con Trump. Posiblemente el grupo que permaneció más intacto fueron los afro americanos. La sorpresa fue el voto de las mujeres pues era la oportunidad de poner una mujer en la casa blanca, pero parece que esa motivación no fue mayoritaria. Al final, el voto popular no fue para Trump, indicando una debilidad en el sistema democrático que posiblemente tenga que ser reformado.

    Este es un experimento que todo el mundo estará contemplando y el resultado es inesperado pues el sello del principal protagonista es ser impredecible.

  3. Trump de adentro:

    – Planteó seguridad en las fronteras – el muro- los americanos están de acuerdo con esto.
    – Deportar inmigrantes ilegales -eso hace la mayoría de los países- los americanos buscan seguridad y luego de las elecciones solo hablo de deportar a delincuentes.
    – Plantea modificar el NAFTA con México y Canada por que EEUU va a la perdida, la gente americana pide un trato mas igualitario.
    – Quiere cambiar la relación económica con China, es ya conocido que este país devalúa el yuan para hacer mas competitivo sus productos, por lo cual Trump busca igualdad de condiciones en el intercambio comercial.
    – Si algo caracteriza a EEUU es tener una clase media fuerte y vigorosa que es el sostén de la economía americana, para estas millones de personas les propuso rebajar impuestos. Algo que siempre genera respaldo.

    Y otras propuestas mas, y todas se resumen en un “Primero EEUU y después EEUU”

    Trump de afuera:

    – Declara, “Cuando México envía su gente, no envían a los mejores. Envían gente que tienen muchos problemas, traen drogas, crimen, son violadores y, supongo que algunos, son buenas personas”. Para el latinoamericano común esto es discriminación, racismo y estigmatiza a un conjunto de personas, todo esto se vuelve algo inaceptable.
    – Afirmaba que Obama nació probablemente en Kenia. Mostraba cierto racismo con esa afirmación. Luego tuvo que rectificar.
    – Afirmó que se opondría la entrada de los musulmanes a EEUU.
    – Lanzo ofensas contra la mujer, como ejemplo, contra su compañera de partido -Carly Fiorina candidata republicana contraria a Trump- “¡Mira esa cara! ¿Puede alguien votar por eso?”. Luego rectifico diciendo “Creo que es una mujer hermosa con una cara hermosa”.

    Viendo el actuar de Trump se puede ver un común denominador, su estrategia radica en el ataque en la amenaza, características de un empresario que siempre buscara salir triunfador donde vaya.

    Concluyendo, sea EEUU la ex URSS o la actual China, la gente siempre apoyara un cambio, por que todo proceso tiene un desgaste y el sistema implantado llega hasta corromperse, el sistema imperante es abusivo, sordo no escucha a la gente, por eso es que la gente apoya los cambios.

    Este cambio en EEUU sera bueno o malo solo el tiempo lo dirá.

  4. Presidente, si bien hizo énfasis en destacar el descontento socioeconómico, tal vez se olvidó de mencionar lo siguiente:

    Interno (EEUU)
    – El pueblo americano le dio un revés a las “políticas blandas” de Obama en política exterior como el caso de Cuba -por eso perdió en el estado clave de Florida-, Irán y Siria, entre otros.
    – También le dio un revés a las “políticas duras” internas en contra de valores tradicionales en la clase media blanca americana (Obama nos hizo creer que era la agenda progresista de todo los EEUU, cuando en realidad era la agenda liberal suya y la de los demócratas), tales como políticas en favor del aborto, el matrimonio homosexual e identidad de género, y el desplazo de los hombres en las fuentes laborales a favor de las mujeres en algunos casos (no sintieron que ellos debían llevar el pan a casa, “como se hacía antes”)

    Externo
    – Le faltó incluir en su análisis la emergencia de Putin, con su proyecto expansionista de Eurasia, su liderazgo internacional indiscutible en la crisis de medio oriente y Siria específicamente, así como la latente amenaza a la unión y estabilidad de la UE y la OTAN, reforzadas por los reciente triunfos de candidatos “aliados” en Bulgaria, Modalvia y Trump en EEUU, respectivamente.

    Por último, y no por ello menos importante, es necesario una crítica y “autocrítica” sobre el rol que jugaron las encuestas y la prensa en general. Las primeras totalmente desprestigiadas sumando su tercer derrota inexorable luego de las estrepitosas fallas de pronóstico en Reino Unido (con el brexit), Colombia (con el plebiscito) y ahora EEUU (con Trump). Se deben repensar. Y en cuanto a la prensa anglosajona -y mundial tal vez- su criticable parcialidad (cuando la mayoría se alaba de ser imparcial) para generar tendencias de opinión (sabiendo que el margen de error era menor al 3%). Aún con todo en contra, con 699 medios comunicacionales en contra y sólo 10 a favor de Trump, el magnate ganó. Algo también deben reflexionar y aprender de esto.

    Bueno sólo es un aporte como observador… Saludos y felicidades por toda su labor.

  5. Estimado Señor Mesa:

    Usted escribe: “El millonario de cuestionable éxito, especulador financiero e inmobiliario, evasor de impuestos y explotador de sus empleados”.

    Discrepo en lo que usted dijo:

    1) ¿Cuestionado éxito? Es absurdo. Trump tiene una fortuna de varios miles de millones de dólares. ¿Cuál el cuestionamiento? ¿Piensa usted que no los tiene?

    2) ¿Especulador financiero e inmobiliario? Perdón pero esto es otro punto errado. Si fuera especulador, habría cometido un ilícito y estaría siendo juzgado. No es el caso.

    3) ¿Evasor de impuestos? Esto ya raya en lo absurdo. Usted no puede decir que Trump no pagó impuestos. En los EEUU si por algo se va a la cárcel es por no pagar impuestos. Lo único que se sabe es que Trump no hizo pública su declaratoria de impuestos, lo que no es obligatorio. Pero le garantizo que la administración de Obama si la tiene. Obama respetó la ley al no hacerla pública. Pero, ¿cree usted que si no hubiera pagado impuestos no lo habrían enjuiciado? ¡Por favor!

    4) ¿Explotador de empleados? Vamos, otra aseveración disparatada. ¿Osea que usted cree que Trump no cumple la ley pagando lo que se debe a los empleados? ¿Será que el gobierno de Obama es tan malo que no pudo determinar eso y enjuiciarlo? ¿Piensa usted que el los EEUU se puede explotar empleados? ¿Será que tiene esclavos? ¿No cree que los explotados pueden renunciar cuando así lo quieran? ¿Será que las leyes laborales en los EEUU no funcionan?

    Por lo expresado, en este caso discrepo totalmente con lo que usted escribió y creo que se dejó llevar por los rumores indicando ilícitos cometidos por alguien sin ninguna prueba, sustento o incluso un mínimo de razonamiento lógico.

    Usted me merece un gran respeto. Pero en este caso, creo que se excedió, como cualquier humano, y se le fue la mano.

    Un abrazo.

    • Cuestionado éxito? Trump y sus asociaciones financieras tuvieron 6 bancarrotas, así como descalabros económicos en el Hotel Plaza y casinos, en compañías de viajes, carne, aerolíneas, vodka, hipotecas, revistas, Trump University, agua, un equipo de futbol, internet y muchos otros. De modo que no siempre fue exitoso. Sus compañias han estado involucradas en mas de 100 juicios relacionados con impuestos. Muchas propiedades alrededor del mundo no le pertenecen sino que solo llevan su nombre.

      Evasor de impuestos? Cuando le preguntaron al respecto de no pagar impuestos él dijo ser “inteligente” y contesto positivamente pero acuso a los donantes de Clinton de hacer lo mismo. Pero ahora se sabe que fue una maniobra y uso algo que no es conocido para la mayor parte de la gente. Lo que parece cierto es que no pago impuestos por su propia admisión, algo que si es imitado puede poner a un país en conflicto. La historia es que hace unos 19 años declaro una perdida de unos $900 millones que le permitió no pagar impuestos por los años subsecuentes, parece una trampa asi sea legal. El asunto es que le están haciendo una auditoria que por lo compleja que es no acaba y no existe el requisito para presentar impuestos cuando se es candidato a presidente, aunque es como una tradición hacerlo. El gobierno de Obama tampoco lo sabrá hasta que acabe la auditoria.

      Explotador de empleados? El problema de las bancarrotas es que afectaron a mucha gente, muchos empleados. Usó mano de obra ilegal, polacos inmigrantes, cuyo estado de explotación no se puede saber. Por otro lado Trump es conocido por no cumplir compromisos de trabajo por ejemplo no le pagó a un arquitecto por su trabajo diciendo simplemente que no le convencía, y ha tenido innumerables juicios con sus empleados. Pese a estar contra la importación de productos chinos, el tiene productos con su nombre hechos en China, donde, como se sabe, o peor, no se sabe completamente, utilizan en ocasiones niños..

      En conclusión, parece que Trump se ha aprovechado de algunas leyes rebuscadas y ha abusado otras, como la bancarrotas para salir adelante. No es precisamente un ejemplo que se podría esperar de un presidente, todo lo contrario su historia lo pinta como un aprovechado financieramente, que acompañado a su actitud contra inmigrantes, mujeres, inválidos, etc. difícilmente puede merece admiración, sino lo contrario.

    • Coincido completamente con su replica. Solo aportaria en el punto 3 que el sistema impositivo de Estados Unidos es bien complicado y es algo que el presidente electo ha prometido cambiar, por que incluso a la gente de clase media nos cuesta dinero contratar auditores y expertos cada anho para presentar nuestra declaración impositiva. Ademas hay que apuntar que este mismo sistema incentiva a la gente con grandes capitales de poder conseguir alivio impositivo con la premisa de que ellos son precisamente la gente que genera empleos en el país. El mismo Trump dijo que el no pago de impuestos esta previsto en el sistema y del cual aprovechan otros multimillonarios como Warren Buffet. Tanto Buffet, Trump y otros están de acuerdo con cambiar el sistema base impositivo, algo que la candidata Demócrata no quiso hacer. mientras el actual sistema este vigente, no veo nada de malo en aprovechar las ventajas que el ofrece.

      • Señor Lester P.:

        Vayamos por puntos:

        ¿Cuestionado éxito? Si se trata de medir el éxito económico, lo único que cuenta es el resultado final. Es decir, cuanto dinero tiene hoy. En un sistema capitalista, es perfectamente legal y ético hacer cientos de empresas y quebrar en varias, o en todas ellas, sin que eso sea ilegal. Hacer una empresa no es obligación de que saldrá bien. Es perfectamente legal declarar la quiebra y eso, no está mal. Entonces para decir si alguien fue exitoso, después de crear 100 empresas y quebrar en 99, es la cantidad de dinero ganado en esa única que no quebró. El saldo del señor Trump es totalmente positivo y, por lo mismo, es exitoso.

        ¿Evasor de impuestos? Evadir impuesto es un ilícito. Sin embargo, en los EEUU usted puede hacer muchas cosas que le permiten pagar los impuesto de distintas maneras. El propio sistema impositivo de EEUU le recomienda a usted que vea la forma de pagar menos impuestos. Existen empresas que le asesoran en como pagar menos. Todo esto es legal. Ahora veamos el caso en particular de Trump, si usted quiebra, el sistema impositivo le da a usted un crédito para descontarlo en sus impuestos. Usar ese crédito es legal, la diferencia es que es un crédito que sólo tienen los empresarios, pues el común de las personas no acostumbra a crear empresas y, eventualmente quebrar en algunas. El crédito que uno recibe es algo así como pasa en Bolivia que usted tiene un crédito IVA con cada factura que recibe. Ahora dígame: ¿Cada vez que usted usa su crédito IVA está usted cometiendo un ilícito? Es entendible que el señor Trump no quiera que el pueblo americano sepa de este su crédito porque políticamente no le conviene ya que es un crédito legal pero que tienen pocas personas, aquellas que son emprendedores y corren riesgos creando empresas. Pero ese punto no le permite a usted decir que eso es ilegal. Finalmente, que le estén haciendo una auditoria, no significa que haya cometido un ilícito. ¿O usted no ha escuchado hablar de la presunción de inocencia? ¿Piensa usted que cada persona a la que se le hace una auditoria es un ladrón? Sólo como un ejemplo, trate usted de hacer una empresa en Bolivia cumpliendo todo lo que se tenga que cumplir y, en cuanto empiece a ganar dinero, ya verá el número de auditorias que impuestos le hará. Así que no piense que el hecho de que le hagan auditorias demuestra que es un evasor.

        ¿Explotador de empleados? Aquí ya no quiero comentar nada. Usted presupone que Trump es explotador con frases como “es conocido que no le pagó a un arquitecto”. Cómo se ve que usted no ha hecho ni una minúscula empresa. Intente hacer una y verá que aunque le pague todo lo que hay que pagar a los empleados, no faltará uno que le haga un juicio laboral. En ese momento usted será conocido como aquél que no le pagó a no se quien.

        En conclusión “parece” que Trump…. escribe usted. No tiene el menor reparo en menoscabar a una persona el el argumento de “parece”. ¿Qué pensaría usted si yo escribiera contra usted con argumentos de “parece”?

        Un saludo.

      • Señor Ale Reyes:

        A usted no puedo contestarle porque simplemente no le entiendo. Inicia su escritura diciendo que coincide completamente con el señor Lester P., pero sin embargo, en lo que escribe a continuación parece darme la razón a mi. Sólo quiero destacar una frase suya: “…el sistema impositivo de Estados Unidos es bien complicado y es algo que el presidente electo ha prometido cambiar…”. En esa frase usted me da la razón de que lo que hizo Trump no es para nada ilegal; pero además informa que el sistema es injusto para el pueblo y que el propio Trump promete cambiar. Es decir: mucho tipo este Trump, Aunque el sistema en forma legal lo ha beneficiado, él se da cuenta que no es muy justo y propone cambiarlo. Wow. ¡Trump es un tipaso! Entonces, si esto es así, ¿cómo es que usted está de acuerdo con el señor Lester P., a quién Trump le parece un hombre deshonesto? Créame, no le entiendo.

  6. Rescato la ultima idea de este análisis: “Es por eso que ganó esta elección y -que quede claro- no fue sólo con los votos de trabajadores blancos de clase media baja, fue con los votos de muchos blancos de clase media alta, inmigrantes documentados, latinos y afro americanos, la única forma de ganar unos comicios en Estados Unidos.” y espero que lo lean todas esas personas que creen que Trump gano solo por el voto blanco racista y misógino, el resultado de esta votación va mucho mas allá. Hay incluso gente tan desinformada que afirma alegremente que los Homero Simpson eligieron al nuevo presidente ayudados de latinos odiadores de su propia raza. Por favor, informense un poco mas.

    • – Trump quiere lo mejor para su país ¿eso esta bien o esta mal?
      – EEUU ¿tiene la obligación de trabajar por gente que no es de su país?
      – Que habla cosas que a cualquier candidato le hubiesen costado la elección es cierto. Pero la gente lo respalda, por que Trump lanzó la idea del cambio para EEUU.

  7. Desde mi punto de vista (pinche) creo que este articulo se constituye en un LAPSUS del anfitrion del blog, severamente inconsecuente con sus principios.
    No ha pasado una semana y se transforma en FISCAL y JUEZ SUPREMO PLENIPOTENCIARIO.
    Para deslindar responsabilidades de posibles malas interpretaciones del concepto del articulo, le sugiero utilizar la tecnica que acostumbra el cocalero ignorante: ME HAN DICHO. Puede colocarla antes del titulo.
    Saludos y deseos de lucidez para seguir leyendo informacion beneficiosa, la cual ud nos tenia acostumbrado.

  8. ¿Cuestionado éxito? Por todo lo ya discutido el éxito de Trump es cuestionable. Después de todos los descalabros económicos que tuvo salió bien parado es cierto, pero puso en conflicto a mucha gente y se aprovecho de sus mismos inversores que le compraron bonos y el se retiro de estas empresas. Decir que el resultado final es lo único que cuenta es nomas maquiavélico.

    Algo que acaba de ocurrir es que Trump esta pagando $25 millones a cerca de 5.000 estudiantes de Trump University y unos $5 millones al gobierno y el estado de Nueva York, una universidad que ni siquiera tenia licencia en la cual Trump uso el nombre de “universidad” porque según el no hay nada que no lo permita (pueden entender su mentalidad?).

    ¿Evasor de impuestos? Por supuesto que una auditoria no es prueba de ningún delito, pero Trump no tiene la mas mínima voluntad de que su auditoria acabe y por lo cual no se sabrá si debe o no impuestos por un buen tiempo. Y aun si el prueba que no debe impuestos queda en el aire el pensar que mientras los ciudadanos comunes pagan sus impuestos, el los “evade” legalmente. Ahora, su propuesta de cambiar el sistema de impuestos incluye, básicamente, en rebajar los impuestos a los millonarios como el, si es que no se han enterado. Y como le dijo Hillary Clinton, si es que no muestra sus impuestos es que debe tener algo oculto.

    ¿Explotador de empleados? No solo es un caso de un empleado al que Trump no quiso pagar sino muchos, el asunto es que si uno tiene un contrato el mismo debería ser cumplido. Trump tiene como 3500 juicios relacionados a empleados, impuestos y otros que el mismo ha empezado. Y habría que ponerse al lado de los empleados pues en muchos casos no pueden competir con un millonario que maneja la ley a su favor.

    Asimismo, se sabe que negó rentar apartamentos en sus edificios a personas de raza negra y también compro edificios para renovarlos y trato de sacar a los inquilinos para alquilar a otros que pueden pagar mas.

    No creo que la palabra honestidad puede estar asociada a Trump y no solo “parece” sino que decididamente no es una persona con la moral y ética para ser un presidente (no es el único, pero el esta a un extremo y lo peor, no tiene vergüenza) no lo digo solo yo, hablaron contra el desde el Papa hasta infinidad de pensadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s