Filemón, con el Corazón a la Izquierda

Filemon-Escobar_LRZIMA20120102_0031_3

Cuando la vida te ha dado tanto, la vida se celebra. Filemón Escóbar, que siempre ha transmitido vitalidad por los cuatro costados, es uno de aquellos que puede celebrar la vida porque la ha vivido desafiante, en la trinchera, enamorado de esta patria, su patria.

Nuestras primeras conversaciones, contra lo que podría pensarse, no giraron en torno a la política, sino en torno a la literatura. Nos reuníamos hasta la madrugada para hablar de nuestros poetas jóvenes, de nuestros narradores inolvidables, de Cerruto y Saenz, de los que fuera… junto a “Cachín” Antezana, Leonardo García y René Poppe. Durante horas el país giraba en las volutas de humo de los cigarrillos negros que Filemón fumaba sin conmiseración de nadie, y en los interminables vasos de singani, cerveza, o lo que hubiera a mano (después fue su inseparable bolsita de coca). “¿Entiendes no?”. “…che oye…”, repetía para hacer énfasis en sus palabras.

Un día me regaló su libro de testimonios de la vida obrera, de su vida en realidad, de sus años en las minas, de la euforia trotskista, de la dictadura, la cárcel y la clandestinidad; pero sobre todo de su descubrimiento de la fuerza que parecía indestructible de la Central Obrera Boliviana, la de verdad…lo devoré y aprendí mucho de él y de sus luchas.

La reapertura democrática trajo consigo una esperanza que no desapareció dramáticamente devorada por la crisis suicida en la que se sumió el país a mediados de los años ochenta del siglo pasado. En el comienzo de ese proceso, los trabajadores estuvieron convencidos de que, como rezaba la vieja frase de los jóvenes europeos del final de los sesenta, el cielo podía tomarse por asalto. Filemón estaba seguro de que se había terminado el tiempo de la partidocracia y de que la COB era en la práctica un instrumento de poder, punto de partida de una nueva institucionalidad democrática y revolucionaria, apoyada precisamente en esa fuerza de huracán. Por alguna razón, su debate y su lucha ideológica en el seno del máximo organismo sindical fue estéril. Quienes mirábamos ese apasionante proceso, estábamos convencidos de que la herencia del liderazgo histórico de Lechín debía terminar en manos de Filipo, como le llaman sus amigos. Pero en la hora decisiva el enfrentamiento con el viejo líder sindical le costó el bloqueo interno.

Es difícil jugar ahora a las hipótesis, pero creo que la COB merecía el liderazgo de Escóbar, uno de los dirigentes mineros más inteligentes con los que ha contado la clase trabajadora. Otro hubiese sido su destino.

Pasó el tiempo y dejé de ver a Filemón. Cuando lo encontré al paso de los años, estaba en una lucha tan intensa como siempre, esta vez contra el neoliberalismo, pero ahora en solitario. Por un lado, se acentuaba un cierto distanciamiento con la realidad a partir de la defensa ciega de viejos paradigmas superados inexorablemente por los acontecimientos, pero por el otro, nacía una comprensión lúcida y mágica de un fenómeno esencial en la Bolivia postrevolucionaria, la importancia capital de la sociedad rural, de los pueblos indígenas y de las culturas originarias, a las que sistemáticamente el obrerismo empecinado había dado la espalda. Ese salto cualitativo lo llevó a plantear una alianza indispensable que trascienda el viejo clasismo. ¡Hace de esto un cuarto de siglo! Eso lo llevó hasta Evo Morales, a la idea fascinante de la complementariedad entre opuestos, a volcar su sabiduría sindical en quienes luego tomarían el poder por las urnas en 2005.

Filemón no conoce otra forma de vivir que la lucha permanente (heroico su papel para evitar un baño se sangre en la Marcha por la Vida). Nació en la lucha por la sobrevivencia, en la lucha contra la rosca, la lucha sindical y política y terminó encarando de frente y a pecho descubierto la lucha contra el autoritarismo, contra la que, en su criterio, es una negación de los valores por los que apostó una parte mayoritaria del país para gobernar a partir de una utopía de igualdad, inclusión y justicia. Siempre ha sido capaz de defender contra viento y marea tesis que en el contexto flamígero de la retorica de la “vanguardia”, pueden sonar incluso como contrarevolucionarias.

Insobornable como es, no transó con reglas autoritarias y con rutas que parecen conducir a ninguna parte. Con el valor que le es consustancial se enfrentó a Morales cuando este estaba en su cénit y no se ha rendido nunca, porque encima de cualquier consideración está su fe en lo que cree, su íntimo espíritu revolucionario, su guerra contra todo aquello que subleva sus convicciones éticas.

Filipo ha sido siempre el mismo contertulio cálido de nuestras reuniones literarias, pero quizás fue siempre un lobo estepario en una sociedad política condicionada por los resultados inmediatos y por una sed de poder que cobra facturas inexorablemente. Nuestra más reciente conversación tuvo algo de melancólico y de entrañable por tantas cosas complejas que han pasado en estos años. “¡Salud Filipo! ¿Entiendes no?”.

 

Anuncios

8 pensamientos en “Filemón, con el Corazón a la Izquierda

  1. Comprendo muy bien, lecturas históricas y como todo tiene un principio y su consecuente final, esto es lo que nos toca vivir un país, que casi tiene éxito, casi lo logran, Bolivia es un país de azar, de gambetas, no por nada Juan lechin, fue un jugador de fútbol, el azar lo llevo a la dirigencia, es desir no tenemos mucho que festejar, pero podríamos aplaudir su giro opuesto a Evo, el país no tiene mucho que festejar, la historia actual es compleja no hay hombres capaces de romper un sistema maldito en el que estamos embotados. El éxito de una Bolivia mejor quizá !!!oye, este divagando en una realidad que no termina de llegar nunca, así empezó la suerte o azar de lineras, ahora gran jefe toro bien sentado……Gorky de Sur América

  2. En un análisis correcto, por cuerda separada unos, captores otros autores intelectuales del asesinato, el captor cubano Norteamericano, que odiaba a el Che, este pistolero de la CIA o mersenario, trabajo para Batista, el su padre tuvieron que huir a Miami, hasta me atrevo a desir que esta captura fue muy personal, la orden de matar llego de whashington, esa es la verdad y el Che murió como deben morir los grandes, en pie de guerra, mientras los cobardes siguen escondiendo la cabeza, por no reconocer de una buena vez, Bolivia jamás ordeno su muerte, fue Washington, también se enterró al Che, con todos los honores en Cuba, cada bando cumplió con su cometido, el Che estaba en pie de guerra hasta el final eso es todo….no creo que se deba honrar a alguien que recibió órdenes externas, señor Carlos D. Mesa Gisbert, eso se llama traición a la patria, peor aún vendieron toda esa información a gobiernos externos, no tienen moral, son presos de su conciencia, eso es todo…….Gorky de Sur América…

  3. Gracias por traernos a la memoria de otro gran luchador social y obrero boliviano, Para “Filipo”, gracias por horas de charlas sobre Política Sindical, en mi vida me hah servido de mucho para comprender nuestra verdadera historia y las diferentes coyunturas políticas que vivió y vive nuestro Pais, ahora “ya no somos changuitos” algunos hemos crecido con ese espíritu.
    Creo que Bolivia, los trabajadores bolivianos deberían hacer un justo reconocimiento no solo a “Filipo” que bien merecido lo tiene, sino tambien a otros luchadores sociales y sindicales que aún viven y que arriesgaron sus vidas luchando contra las dictaduras militares, y el retorno a la democracia, pero tambien que lucharon para defender a los trabajadores y al pueblo boliviano de las políticas y periodos neoliberales.
    Y para Ustedes amigos lectores de las diferentes edades: Quedan pocos hombres y mujeres, verdaderos luchadores sociales y protagonistas de los profundos cambios de la historia política y sindical de Bolivia, de ellos es de quienes deberíamos aprender mucho, uno de ellos es Filemón Escobar.

  4. Derrotada la dictadura de Garcia Meza y siendo todavia estudiante universitario, tuve la misión partidaria de acompañar a Filipo a regresar al distrito minero de Siglo XX, donde en cinco dias organizó y participó en alrededor de 25 reuniones con diferentes sectores de trabajadores. Era una maratón de cinco reuniones por dia!! incansable, vital y su fe en la revolucion contagiosa por su locuacidad y dominio de la historia de Bolivia.

    Con un cafe y un cigarrillo era suficiente – comer ? No gracias!

    Sus conceptos e interpretaciones de la realidad y las coyunturas, se distinguían porque no se confundían entre deseos utilitarios y realidades que a veces padecen quienes hacen análisis de los procesos sociales, su visión estaba ligada a su proyecto de sociedad.

    Me emocionaba su dialectica, pues para el siempre algo habia muerto y algo estaba naciendo, por tanto siempre habia trabajo para enterrar lo muerto y cuidar lo nuevo!; sus conclusiones muchas veces inequívocas, nos permitía percibir con suficiente claridad lo que se aproximaba.

    Fue un gusto trabajar con el, en ese tiempo eramos sus llokjallas….

  5. Si bien Filemon fue un luchador, en algún momento perdió el norte, por ejemplo al entenderse con Carlos Mesa quien defendió la privatización (venta del estado) y fue autor intelectual de ese acto criminal contra el país. Pero sorprende que no se mencione que en el libro “Memorias de un dictador” Filemon aparece como agente de la CIA, pero lo mas lamentable es que justo Carlos Mesa le hizo la invitación para que firmara en el senado documentos que permitieron la entrada de militares de EEUU como los diplomáticos con inmunidad es decir que nadie les podía pedir cuentas, y todo por la necesidad de recursos, otra vez como la larga historia de Bolivia se vendió la soberanía por unos pesos… eso es Filemon, eso Carlos Mesa y eso fue Lechin, Paz Estensoro, Goni que vendieron las dignidad y soberanía del país por unos pesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s