Pobreza. Logros y Desafíos II

pobreza (2)

Nadie debe estar en situación de extrema pobreza en Bolivia en 2025 para celebrar por todo lo alto el bicentenario. Es uno de los objetivos de la Agenda propuesta por el gobierno.

La plataforma de esta ambiciosa meta tiene que ver con los buenos resultados logrados en el periodo 2006-2016 en el tema. La información oficial indica que en ese periodo la pobreza disminuyó de casi el 60% al 39%, una cifra notable, 21 puntos menos, mientras que la pobreza extrema pasó de 36,7% a 16,8%, una reducción de más de la mitad. Se trata de un rango que no tiene precedentes en nuestra historia y que no podemos menos que reconocer.

Estos datos deben ser explicados. ¿Por qué ocurrió? En primer lugar, en virtud de los bonos o transferencias condicionadas, uno de ellos instituido por Gonzalo Sánchez de Lozada (Bonosol-Renta Dignidad) y dos instituidos por Evo Morales (Juana Azurduy y Juancito Pinto). En segundo lugar, por los programas de inversión social vinculados a salud y saneamiento básico. Pero, sin duda, el eje motor de ese avance ha tenido que ver con el periodo de excepcional bonanza económica sin parangón en ningún otro momento de nuestra historia anterior desde la creación de la República. Esa bonanza (cuyas razones son en buena medida ajenas a acciones del gobierno) permitió varios efectos, una redistribución del excedente porque hubo unos ingresos que jamás se soñaron en el pasado, con la consecuencia de un incremento del consumo y la demanda interna, un mayor acceso a fuentes de financiamiento y mejores condiciones generales de vida, lo que trajo consigo a su vez mayores posibilidades de lograr una dieta más adecuada y opciones para poder pagar mejores servicios de salud en la medicina privada (los servicios públicos siguen anclados en deficiencias muy graves).

Todos estos elementos combinados dieron como resultado las cifras antes mencionadas. Para entenderlas es imprescindible hacer una referencia a dos cuestiones, la relación entre área urbana y área rural y la comparación con otras naciones de América Latina. En el primer caso, la brecha campo-ciudad sigue lejos de cerrarse. Mientras en el área urbana la pobreza es de 31% (siete puntos menos que el dato global), la pobreza rural es del 55% (dieciséis puntos más que el dato global). Esa diferencia muestra que aún estamos lejos de haber implementado políticas sociales sectorizadas para atacar con éxito el drama mayor de la pobreza en el país que está en el 33% del total de nuestra población que aún vive fuera del ámbito urbano, y que muestra los datos más desgarradores de desnutrición, mortalidad, morbilidad infantil y morbilidad materna. En el segundo caso, el que más debe llamar nuestra atención, muestra avances significativos. A comienzos del siglo XXI, el país estaba en mejor situación que Haití, Honduras y Nicaragua, en niveles próximos a Guatemala y por debajo de Paraguay y El Salvador. En la actualidad los indicadores, tanto en la reducción de pobreza como en la de pobreza extrema, nos colocan en condiciones de menor pobreza que Haití, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Paraguay y El Salvador, pero superamos a República Dominicana y estamos cerca de Ecuador.

¿Son estos logros sostenibles en el tiempo? El primer dato preocupante es que en el conjunto de América Latina, en el periodo 2014-2015 -con tendencia a incrementarse- un 2% de los latinoamericanos que habían dejado la pobreza, han vuelto a ella. El segundo dato es que para el conjunto de la región –y Bolivia no es una excepción- el factor determinante, como ya se anotó, además de las transferencias condicionadas fue el de la bonanza económica. El promedio de crecimiento del PIB del periodo 2006-2014 en el país (el 5% como promedio) parece muy difícil de repetir en los próximo diez años, de igual modo, el nivel de nuestros ingresos por exportaciones que llegaron a 13.000 millones, y que hoy están en el orden de 8.000 millones (casi un 40% de caída), presenta un escenario preocupante de ralentización. Todo parece indicar que en los próximos ocho años el secreto estará no tanto en el excedente económico como en la implementación de políticas sectoriales muy focalizadas que apunten a transformaciones estructurales en salud y saneamiento y garanticen una dieta balanceada que resuelva el problema de la desnutrición. Pero lo más importante es romper la frágil línea que separa la pobreza del camino al bienestar, línea que tiene atrapada a una gran parte de quienes en los números dejaron la pobreza, pero que están en la cornisa y en cualquier momento pueden caer de ella.

Lo avanzado, para permanecer, debe ser respondido con acciones de fondo que apunten a sostener lo conseguido y no dejarlo librado a indicadores económicos muy volátiles por la naturaleza de nuestra matriz productiva, excesivamente dependiente de factores externos a nuestras propias decisiones.

Anuncios

6 pensamientos en “Pobreza. Logros y Desafíos II

  1. Es una realidad que se debe abordar con urgencia. Nuestra condición dependiente de la exportación de materias primas nos pone en una situación de incertidumbre. En Bolivia ya se empezaron a sentir los efectos de la desaceleración económica y el Gobierno, al parecer, no baraja muchas opciones, está más preocupado en temas políticos (afanes releccionistas, elecciones judiciales, etc.), como casi siempre. Un artículo muy objetivo, lamento el último comentario, pero había que decirlo. Saludos.

  2. Estimado Sr Carlos de Mesa
    Leer estas noticias me causan ansiedad y tristeza al igual que a miles de bolivianos que estamos viviendo fuera de nuestra querida Bolivia, yo me encuentro hace varios anos viviendo en China con toda mi familia, el deseo de regresar a Bolivia con mi familia es tan grande pero…..
    cuando veo todo lo que esta por venir no ahora pero muy pronto se me pasan las ganas.
    cuando veo la corrupcion y la falta de verguenza de los actuales gobernantes y lo que es peor cuando veo que nos toman por tontos y nos inventan cuentos a diestra y siniestra las ganas de volver se me pasan

    ojala algun dia vuelva la democracia a Bolivia y espero de corazon que usted no nos defraude !

  3. Muy interesante su análisis de la coyuntura que es una realidad que está atravesando en nuestro país, Gracias Sr. Carlos de Mesa, me hizo reflexionar

  4. ¿Alguien se pregunta si los datos económicos del gobierno son serios y reales?
    ¿Existe el medio o la manera de como contrastar los datos económicos de Bolivia?
    ¿Los datos que brinda el gobierno son totalmente o parcialmente reales?

    En fin no seria el primer gobierno en inflar datos.

    Aquí va un ejemplo, entre tantas cosas que dijo el presidente de España (Mariano Rajoy):
    “España es el país que más crece de Europa”. ¿Es cierto o no?,

    http://www.eldiario.es/economia/Rajoy-desnudo-manipula-crecimiento-discurso_0_445855694.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s