Nota en “Pagina Siete” sobre “Bolivia 1982-2006 Democracia”

LOS AIMARAS CELEBRAN CON EL PRESIDENTE EVO MORALES EL AÑO NUEVO ANDINO 5.519

Nota escrita por el Periodista Pablo Peralta M. el 5 de marzo de 2017

“Evo se apropió del discurso aymara y se montó en caballo ajeno”
“Cuando se intenta explicar los elementos que hicieron posible la llegada al gobierno del presidente Morales como referente de una conquista, la de los indígenas del país que finalmente accedieron al gobierno, debe hacerse particular énfasis en un pensamiento y una estrategia”.  La expresión corresponde al expresidente Carlos D. Mesa y está plasmada en su reciente publicación Bolivia: 1982 -2006 Democracia.

El texto cuenta con cinco capítulos (La democracia como esperanza, Cambia el péndulo, La madurez del modelo, La crisis y el fin de una etapa 1997-1993, De la República al Estado Plurinacional) y un epílogo: Democracia 1982-2006. El lugar que corresponde.

Algo más que inclusión…

En el capítulo La crisis y el fin de una etapa 1997-1993, Mesa explica,  entre otros detalles, que quienes verdaderamente concibieron la lucha de los indígenas como algo más que la demanda de inclusión y equidad fueron “intelectuales y activistas aymaras que, bajo el influjo de las ideas de Fausto Reynaga, trabajaron en la idea de una revolución -o una guerra- que conquistara el poder”.

El historiador indica que la idea   no se trataba de una cuestión de “ser parte” ni de incorporarse a la  sociedad “cuyos valores arrancaban de las ideas  liberales y republicanas de 1809”. El punto de referencia no era ése, sino 1781.

“La rebelión de Katari proponía un quiebre. Idealizaba el pasado y lo fijaba en un brumoso estadio de perfección que se convirtió en el escenario de una restauración imperativa, sobre premisas reinventadas y adecuadas al contexto presente”, se  lee en el libro del expresidente.

La estrategia -dice Mesa- pasaba por la fase de guerra: “atacar al sistema desde fuera y cuestionarlo en todos sus niveles”. El “referente más genuino” de esa táctica, según el exjefe de estado, fue Felipe Quispe.

“La crisis de 2003 no llegó a resolverse como sus gestores deseaban porque en la confrontación se cruzó el país real, aquel que estaba integrado por indígenas de diversos orígenes, mestizos y blancos, y porque -contra todo pronóstico- los valores democráticos construidos desde 1982 habían echado raíces más bien sólidas”, escribe Mesa.

Luego explica la que califica como una genialidad de los colaboradores del Presidente: “La genialidad de los asesores intelectuales de Morales, como queda dicho, fue apropiarse de un discurso, el aymara, y hacerlo suyo. Montarse en un caballo ajeno y fusionar el sindicalismo cocalero con la radicalidad etnicista y culturalista que venía del reynaguismo”.

El expresidente indica que la combinación de esos elementos dio como resultado una “propuesta que, en última instancia, tuvo una fuerte impronta mestiza”.

Mesa indica en su libro que estos hechos explican muy bien porqué “la batuta del ala indígena del gobierno del MAS ha sido tomada por aymaras y por qué la impronta aymara es tan fuerte en su gestión”.

Cuestión de madurez

El exjefe de Estado habla de un tema de fondo: la evidencia de que en la sociedad nacional había madurado la idea de la posibilidad de una candidatura de un indígena, “montado en un discurso de fuerte tono étnico y culturalista, sumada a una idea radical de cambio político”.

“Después de ciento ochenta años exactos, Bolivia estaba dispuesta a darle su voto y su confianza a un indígena. Ese indígena fue el aymara Evo Morales como pudo haber sido el aymara Felipe Quispe”, escribe Mesa.

El historiador indica que el huracán que se había iniciado en 2003 era irrefrenable. “No había llegado al poder por vía de las armas, pero este triunfo era hijo de las movilizaciones de 2003 y su sangriento desenlace. Nuestro gobierno y el de Rodríguez redujimos un aluvión y lo convertimos en un río encauzado que tuvo un desenlace democrático tanto en 2003 y 2005, como en 2006”.

Libros   y el autor
• Publicación     El nombre del libro es Bolivia  1982-2006 Democracia. Fue editado por Editorial Gisbert.
•  Estructura     El trabajo tiene cinco capítulos, además de un   epílogo: Democracia 1982-2006. El lugar que corresponde.
•  De los  capítulos       El nombre de los capítulos son: La democracia como esperanza, Cambia el péndulo, La madurez del modelo, La crisis y el fin de una etapa 1997-1993, y De la República al Estado Plurinacional.
• Otros libros     Es autor de los siguientes libros: Presidentes de Bolivia: Entre Urnas y Fusiles, La Epopeya del Fútbol Boliviano, Presidencia Sitiada, La Sirena y el Charango, Ensayo sobre el Mestizaje, Breve Historia de las Políticas Públicas en Bolivia, La Historia del Mar Boliviano, entre otros títulos.

Anuncios

3 pensamientos en “Nota en “Pagina Siete” sobre “Bolivia 1982-2006 Democracia”

  1. Algo así como :¡Nosotros se lo preparamos todo al Evo!, ¡Sin nosotros no habria hecho nada!, ¡Evo nos necesita!, ¡Ellos no podrian hacer nada solitos, no tiene capacidad para esto!, ¡cualquiera hubiera podido ser gobernante!…etc
    Relativizando el rol protagonico de Evo Morales, subvalorando. Típico del sr mesa

    • Es obvio que la revolución indigenista, no ha sido propuesta ni trabajada por Evo Morales, sino es consecuencia de una sucesión de hechos que se vinieron dando a lo largo de la historia, teniendo un punto claramente decisivo en la revolución del 52; a partir del cual, las políticas y las tendencias de los partidos políticos fueron revolucionarias dando cada vez mayor protagonismo a los sectores populares. Los que tuvieron mayor importancia hablando en términos generales, son las reformas de Victor Paz hasta los referéndums que se llevaron a cabo posterior a la caida de Gonzalo Sánchez de Lozada. Así que no se relativiza nada cuando muy bien lo dice el señor Carlos Mesa que Evo se subió a caballo ajeno, puesto que para entonces ya el pueblo estaba preparado para elegir a un “indígena” que pudo haber sido cualquiera. Eso si es que no hubiera sido Evo Morales, un muñeco preparado para tomar la presidencia, de parte de personas ajenas al estado, cuyos intereses son claramente el aumento de producción de coca para fines ilícitos. (G. S.)

  2. Al final ,….lo que importa realmente es como ve la mayoría de los Bolivianos a Evo Morales….. Y la verdad es que existe un enorme porcentaje de Bolivianos que si se siente representados por este Señor………..Lo demás ……si lo merece o no lo merece , si se subio a caballo ajeno o no,…….No importa, me parece que es una discusión que no lleva a ningún lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s