A Diez Años de Haber Jurado a la Vicepresidencia de Bolivia

6 de agosto de 2002, pronunciando el discurso de investidura como Vicepresidente de Bolivia

El 6 de agosto de 2012 se cumplieron diez años -una década- de mi juramento como Vicepresidente de Bolivia.

Parece un tiempo mayor. Fue un momento complejo y muy difícil de nuestra historia y vivimos todos una etapa turbulenta. Me tocó uno de los periodos más críticos de la historia republicana, lo que marcó muchos desafíos como individuo y como hombre de Estado.

Creo que la mejor forma de recapitular lo que eso significó, es transcribir tal como fue pronunciado mi discurso de investidura el 6 de agosto de 2002. Muchos de los conceptos  que leo hoy por primera vez desde que hablé en el hemiciclo en esa fecha tan importante, me impresionan por lo que adelantaba consciente del momento de cambio que se venía, así como puedo ver con distancia mis expectativas cargadas de la ilusión de quien entraba por primera vez en política.

DISCURSO DE POSESIÓN DE CARLOS D. MESA GISBERT COMO VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, 6 DE AGOSTO DE 2002

Permítanme romper el protocolo y saludar con mucho afecto a nuestros distinguidos visitantes que honran al país y a este Congreso; al Honorable Congreso aquí reunido; a las autoridades de esta testera; al señor ex Presidente; al Presidente electo y a todos los compatriotas.

Quiero comenzar trayendo la memoria del más grande de los bolivianos: el Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calahumana, hombre de dos sangres, que representó lo que Bolivia quería ser y que trabajó para construirla pensando y haciendo efectivo el sueño del Libertador con la Confederación Perú-Boliviana, en 1836.

Para que el nombre de Andrés de Santa Cruz y Calahumana nos sirva de inspiración a quienes tenemos la responsabilidad de gobernar, a quienes tienen la responsabilidad de legislar y a quienes estamos, a caballo, entre las dos responsabilidades.

A nadie se le escapa ni dentro y fuera de Bolivia que estamos en un momento de inflexión de la historia democrática del país.

Un proceso que comenzó en 1982 parece haber terminado. La presencia de este Parlamento es una nueva señal que no podemos pasar por alto, es el testimonio de que quienes están hoy aquí y estuvieron excluidos durante siglos, no están recibiendo este curul por regalo de nadie, lo están recibiendo por que pelearon por él, porque el voto que les han dado es el voto construido a partir de la sangre, a partir de la rebelión, a partir de afirmar permanentemente que no están de acuerdo con este sistema y que quieren un cambio. Y, si no somos capaces de recoger ese mensaje, no seremos capaces de entender el desafío de nuestro futuro.

Estamos viviendo una nueva etapa histórica porque el viejo trípode de los partidos tradicionales y llamados grandes no es ya el que sostiene nuestro sistema democrático. Hoy tenemos partidos que defienden un modo de ver el mundo y un modo de ver el país, y tenemos partidos que defienden otro totalmente distinto. Debemos celebrarlo, porque es la diferencia de puntos de vista, la diferencia de visiones de mundo y de Nación la que enriquece su crecimiento.

Este Parlamento tiene también sobre la espalda la conciencia de que el concepto de lo político atraviesa una crisis muy grave en Bolivia, por eso tiene que recuperar la credibilidad que se ha perdido en los políticos y en la política.

Esta es la tarea gigantesca de todos nosotros, que va a probar tanto a quienes defienden lo que se ha construido de nuestra democracia a partir de 1982, como a quienes quieren una nueva visión y un nuev estado de cosas. Si no somos capaces de demostrar, aún en la diferencia, que queremos una política nueva, que queremos un país que crea en nosotros, no estaremos a la altura del desafío histórico.

Quiero convocar a ustedes, miembros de este Parlamento, a entender la dimensión de este desafío, no en base a la ingenuidad del diálogo por el diálogo, sino en base al imperativo categórico de un diálogo que construya, siempre y cuando sea un diálogo respetuoso de unos con otros, siempre y cuando dialogar se entienda como aceptar que visiones de mundo distintas tienen que generar la lógica de tesis, antítesis y síntesis.

Nuestra primera obligación es el respeto. Construir la Bolivia que debemos construir. Tengo la esperanza de que seamos capaces de encontrar elementos comunes en ese camino. Sé que los puntos de vista aquí son distintos y en algunos casos, radicalmente distintos. Pero estoy persuadido de que Bolivia tal como cada uno de nosotros la entiende, demanda que no juguemos con el destino de quienes votaron por nosotros.

Nuestra máxima responsabilidad es actuar con honestidad intelectual en lo que creemos y trabajar en un proceso dialéctico en el que el resultado final sea la construcción, no la dfestrucción.

Ustedes saben que una de las razones por las que estoy aquí en este momento es la necesidad desesperada de Bolivia de derrotar a la corrupción. Y sé que no podremos derrotar a la corrupción si no trabajamos fortaleciendo el trabajo de este Parlamento en su labor de fiscalización. Fiscalizar indica una obligación, comporta la responsabilidad de la oposición de hacerlo con seriedad y profundidad, sin demagogia, igual que exige a quienes detentan el Poder Ejecutivo a actuar con transparencia y sin excesos.

El proceso de Reforma Constitucional en el que está encaminado el país aún y a pesar de que sé que para muchos de ustedes, señores parlamentarios, es insuficiente, trata de consolidar instituciones fundamentales para este parlamento. La Auditoría General de la República y la Inspectoría General de Regulación son dos instrumentos esenciales que este cuerpo legislativo apreciará cuando valore su exacta dimensión. Es parte de nuestro trabajo.

Quiero concluir mis palabras indicando que acompaño, en este camino, a Gonzalo Sánchez de Lozada, un estadista a quien admiro. Estoy orgulloso de acompañarlo en esta tarea. Las visiones distintas de Bolivia no pueden hacer olvidar la tarea extraordinariamente importante que logró en su primero gobierno, como la inclusión de la sociedad boliviana a través de procesos como la Participación Popular o la Reforma Educativa, para mencionar solamente los dos más destacados de su gestión anterior.

Estoy absolutamente persuadido del patriotismo de Gonzalo Sánchez de Lozada y de su capacidad como estadista para conducir con inteligencia al país. Espero acompañarlo y estar a la altura del desafío. Espero que la inspiración de Andrés de Santa Cruz nos sirva a todos.

Quiero agradecer al Altísimo por haberme permitido llegar hasta donde he llegado hoy e iluminarme para hacer el trabajo que debo hacer bien hecho. Agradecer finalmente a mi familia, no solamente quienes están hoy aquí, sino quienes me antecedieron en esta historia personal. Quienes llegaron aquí, mezclaron sus sangres y me permitieron existir.

Quiero agradecerles a todos quienes estuvieron día a día acompañándome en esta tarea y pedirles que sigan haciéndolo durante estos cinco años que tenemos por delante.

Me siento orgulloso de ser boliviano, orgulloso de formar parte de un Parlamento que representa hoy una Bolivia que había sido olvidada durante siglos, cuando no rechazada con violencia.

Muchas Gracias

About these ads

4 pensamientos en “A Diez Años de Haber Jurado a la Vicepresidencia de Bolivia

  1. Objetable no fue afirmar el que “quienes están hoy aquí y estuvieron excluidos durante siglos, no están recibiendo este curul por regalo de nadie, lo están recibiendo por que pelearon por él, porque el voto que les han dado es el voto construido a partir de la sangre, a partir de la rebelión, a partir de afirmar permanentemente que no están de acuerdo con este sistema y que quieren un cambio.”

    Lo curioso ocurrió meses después, cuando con la provocada ausencia del entonces Presidente Sánchez de Lozada, como efecto de los alborotos sociales por no decir más, ese último Congreso de la República (sin mayor trámite) diera curso a una sucesión Presidencial con el (falso) “aire de haber comenzado de cero”. Y sin haber considerado si la provocada ausencia del entonces Presidente (GSL) podría haber sido correspondida bajo la figura de una vacancia devenida de un impedimento (absoluto y/o permanente). Si bien esto ya fue afirmado, nunca estará de más reiterarlo, ya que “el público se renueva”.

    Lo irónico es el poder hallar coincidencias, de la última parte del texto citado, con el considerando 2do del Decreto Supremo Nº 27234 de Octubre de 2003 (de amnistía) que disponía “(…) los movimientos sociales han cuestionado enérgicamente un sistema político tradicional que no dio respuesta a las necesidades y aspiraciones de la mayoría de los ciudadanos.” ¿Acaso su inspiración? ¿O una razón del porqué la gobernabilidad no es estática o sosegada?

  2. Sr. Mesa, no hay dudas que ud. es un hombre demócrata, republicano, conocedor amplio no tan sólo de la historia de su país sino también de latino américa y mundial ; sin embargo, quisiera hacerle una crítica política de carácter constructivo: creo que ud., como esa persona educada que es, debiera levantar su voz en defensa de la democracia en Bolivia.
    En efecto, hace algunos días, el presidente Morales exigió a la FFAA bolivianas una concepción y/o identificación política con el gobierno que les rige; algo totalmente contrario al rol que deben cumplir las FFAA en países auténticamente democráticos
    Está más que claro que Bolivia está en el eje marxista, chavista,-castrista, y que Morales gobierna sin contrapeso, acrecentando su poder y autoridad en desmedro de la democracia. ¿ No cree ud., que como ex- presidente boliviano, reconocido como hombre de principios democráticos y libertarios, debería levantar su voz y defender esa democracia ?
    Se echa de menos en Bolivia la presencia de un presidente instruido y demócrata.-

    • En efecto.
      Cuando tuve la guitarra en la presidencia pude:
      Llevar adelante la agenda de octubre: convoqué a una Asamblea Constituyente, llevé adelante el referendo de Hidrocarburos, convoqué a elección de prefectos por voto directo.
      Heredé un déficit fiscal del 8% y lo reduje a menos del 2,5%. respete escrupulosamente el derecho a la vida y los DDHH humanos de mis compatriotas.
      Cierto. Otra cosa es con guitarra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s